Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Arch Enemy

La femme fatal del Metal

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

02 de Mayo, 2009

La femme fatal del Metal

La banda sueca de Death Metal melódico se presentó por segunda vez en la Argentina en el Teatro Flores.

Hace varios siglos atrás, la mujer era maltratada, ignorada, dominada y discriminada. Con el tiempo las cosas fueron cambiando y hoy en día las mujeres votan, son independientes y ocupan cargos de jerarquía. A pesar de todo este progreso, todavía existía un territorio que la mujer tenía que conquistar…el del heavy metal. Y ahí es donde entra Arch Enemy, más específicamente Angela Gossow. Rubia, enigmática, cuasi modelo, debutó en el 2000 con Arch Enemy en el disco “Wages of sin” y de ahí en adelante no pararía hasta convertirse en ícono femenino dentro del metal. Todas las entradas vendidas. El escenario adornado con el logo de “Rise of the Tyrant” (2007), su último disco de estudio. Todo estaba listo, cuando la sirena comenzó a sonar y la gente reconoció que “Blood On Your Hands” se acercaba. Y así fue, el quinteto formado por Angela Gossow (Voz), Michael Amott (Guitarra), Sharlee D‘Angelo (Bajo), Christopher Amott (Guitarra) y Daniel Erlandsson (Batería), con algunos desajustes de sonido, desató la euforia con el primer tema de su nueva placa, la misma que más tarde se transformaría en locura con “Ravenous”. Con sus infaltables líneas pintadas debajo de sus ojos celestes y con un top negro que decía “Argentina vive la revolución”, Angela hizo uno de varios “parates” para dialogar con su gente, resaltar que ama Buenos Aires, quejarse del calor, para después gritar desde lo más profundo de su alma el tema “Taking Back My Soul”. La “Diva Satánica” siguió enhebrando temas (“Dead Eyes See No Future” y “The Day You Died”), con su voz gutural y demostrando que se puede ser extremadamente sensual y violenta a la vez. Un rato después la testosterona se hizo cargo del escenario, primero con el solo de batería de Daniel Erlandsson, quien le agregó algo nuevo a su interpretación técnica y velocista: Una base de violines que le servía de colchón para activar samplers cada vez que golpeaba los platillos y lograr un clima más épico. Christopher Amott, tomó la posta y demostró, solo ante su público, porque está a la altura de tocar en Arch Enemy reemplazando a Fredrik Åkesson. Angela volvió recargada y más demoníaca que nunca para interpretar “The Last Enemy” y “I Will Live Again” y dejar esta vez al mentor de la banda Michael Amott, para que se luzca con el melódico “Intermezzo Liberté”. Con los solos un poco más melodiosos que de costumbre, el show perdió un poco la dinámica devastadora que tenía y entró en una especie de meseta, de la que salió con el tema “We will rise”, para el cual Angela pidió una “rondita” y la gente inmediatamente accedió. Una de las curiosidades de la noche se dio con el tema “Diva Satánica” (dedicado a todas las mujeres fuertes de la Argentina), canción que no venían incluyendo en los playlists de ninguna de sus otras presentaciones en el “Revolution Latinoamérica Tour 09”. El final, por reclamo del público, fue con “Nemesis”. La banda se despidió de Buenos Aires mientras sonaba el instrumental “Enter the machine” y quedó demostrado que en el heavy metal no hay sexo fuerte ni sexo débil; así que machistas, abstenerse.
TODAS LAS FOTOS