Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Cafres

Esta Vez el Templo Se Lleno de Reggae

Cronista: Gentileza: Gaby Salomone | Fotos: Beto Landoni

13 de Mayo, 2005

Esta Vez el Templo Se Lleno de Reggae

Prueba superada para Los Cafres en Obras. Con entradas agotadas, la banda de Guillermo Bonetto confirmó en su segundo show, que el ritmo jamaiquino se instaló en el circuito masivo local

Si hay algo que se puede destacar del reggae es ese clima especial que genera. Su más fiel reflejo fue el público que acompañó a Los Cafres en el Estadio Obras. Daban las 21 pasadas, mucha rasta, mucho verde, rojo y amarillo entre tanta calma y armonía; todos componentes que acompañaban esa sensación relajada y a la vez amistosa que emanaba (entre otros aromas) la antesala del show.

Sin dudas, esta vez, el Templo del Rock, ofreció un ambiente distinto, alejado de todo el agite de saltos y pogos, y más cerca de ese contoneo que toma al cuerpo de rehén y lo menea de un lado al otro con ritmo jamaiquino.

Y para instalar lo que se venía anticipando, llegarían ellos, que con 20 años de trayectoria parecen haber alcanzado su mejor hora. (dos funciones con entradas agotadas).

De la voz de Guillermo Bonetto, que ya no sacude sus dreadlocks, ni hace la percusión para Los Pericos, Sebastián Paradisi (batería), Claudio Illobre (teclados), Tomás Pearson (guitarra) y Gonzalo Albornoz (bajo) abrieron el telón con el corte “Lúcido” .

Ese sería el punta pie inicial para una seguidilla de temas de la placa “Quien da más” de la cual sonaron “Mar de amor”, “A pesar”, “Pura vida” e “Hijo” todas aproximaciones hacia el dancehall, el ragamuffin e incluso al speech del hip hop.

A esta altura del show el ritmo afrocaribeño impregnaba hasta el último rincón del estadio, donde la gente no dejó de aplaudir y ovacionar a un Bonetto que desde la humildad destacó el significado de esta presentación para Los Cafres: “Nosotros todavía no caemos que estamos haciendo un Obras, pero vamos a tomar como quien no quiere la cosa” .

Pero el escenario no los hallaría solos, desde el arranque la instrumentación contó un despliegue lleno de invitados: Mosca, de los Auténticos decadentes hizo de la suyas en percusión, Marian "Dread Mar I" de Mensajeros Reggae, Sebastián “Cebolla” de Oxidados, Andres de “Manzana Romántica” y Willy Rongon entre otros completarían los vientos y teclados.

Fue una noche extensa para disfrutar hasta el último minuto. Con casi treinta temas Los Cafres recorrieron todos sus discos y en el camino dejaron ver su reggae arrabalero, melancólico y romántico, sin dejar de lado, por supuesto, su espíritu de resistencia y lucha contra la opresión que se refleja en las letras.

La sorpresa del show fue la intervención de Valentino con una particular versión del tema “Apariencias” donde el guitarrista de Jazz, sólo sobre el escenario, hipnotizó al estadio intercalando el ritmo reggae con el de la Pantera Rosa, cuyo dibujo animado fue proyecto en la pantalla gigante ubicada sobre el escenario.

Minutos antes, el público vibró con la participación del cantante de Riddim, Pety para la interpretaron “Hasta cuando” y “Solo un pensamiento” .

Para el final Bonetto se reservó un cierre de etiqueta, con Galera y traje negro irrumpió sobre el escenario para despedirse con “Si el amor se cae”, “Aire”, “Tus ojos”, “La Receta” y “La vela” .

Prueba hiper-superada para Los Cafres. No sólo porque le dieron una oportunidad inédita al reggae en su ingreso al circuito masivo local. Sino también porque la fuerte convocatoria a las dos funciones en Obras (agotadas) demostró que finalmente se asentaron y dejaron atrás aquella formación relativamente inestable con shows esporádicos.
TODAS LAS FOTOS