Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

George Clinton & Parliament Funkadelic

La Orgia Funk

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

19 de Mayo, 2009

La Orgia Funk

George Clinton reventó La Trastienda tres días seguidos junto a sus Parliament/Funkadelic y brindó una fiesta inolvidable.

En tiempos en donde resulta difícil encontrar grupos nuevos con algo interesante para ofrecer, es más que saludable que una leyenda como George Clinton visite nuestro país junto a su combinado Parliament/Funkadelic. En su primera función, el día martes, La Trastienda se pobló de gente ansiosa por ver el debut de estos legendarios reyes del funk y, a pesar del precio de las entradas, el recinto estuvo colmado.

Apenas pasadas las nueve, una troupe casi circense fue invadiendo poco a poco el escenario y tomando posición para iniciar el rito con “Funk and Interllirie”. Cinco guitarristas, un saxofonista, varios cantantes y coristas, un tecladista, un baterista y un bajista, cada uno con un atuendo estrafalario, calentaron progresivamente al público durante cuarenta minutos hasta que George Clinton apareció finalmente con su paso lento y una sonrisa jamaiquina más grande que una casa (hecho que se acrecentó gracias al porro que le pasaron desde el público).

Con el director de la orquesta al frente, los P-Funk siguieron haciendo de las suyas en temas que incluyeron momentos psicodélicos mezclados con un poco de soul y, por supuesto, mucho de funk. Hubo homenajes a James Brown, en el interludio que lleva su nombre, y a Jimi Hendrix con “Maggot brain”, una oda en la cual los violeros se lucieron en sendos solos que erizaron la piel de los espectadores. Mientras tanto, en el escenario seguían entrando y saliendo músicos constantemente, las coristas cambiaban su vestuario y Sir Noise, un negro que pareciera practicar capoeira, continuaba mostrando carteles en contra de la banda como si fuera el malo de la película (“Fuck George” fue el más repetido).

La inmortal frase de Clinton, “Free your mind and your ass will follow” (libera tu mente y tu culo la seguirá) fue cantada por todos en el tema homónimo para que luego de “One nation under a groove” apareciera Mary Griffin, una tremenda cantante de blues que entregó su voz hasta terminar tirada sobre el tablado. Ya sobre el final, y luego de tres horas de show, la banda se despachó con todo el ritmo funk que los convirtiera en leyenda para que las mesas dispuestas en el lugar, que ya habían sido invadidas hace rato, quedaran definitivamente sepultadas en un mar de gente que bailaba frenéticamente.

Buenos Aires tuvo el privilegio de recibir a los Parliament/Funkadelic de la mano del histórico George Clinton, quien a sus 68 años, sigue llevando su nave funk a distintas estaciones y haciendo bailar hasta las paredes.  Sería muy bueno que los P-Funk puedan venir todos los años para que, quienes no los vieron en esta oportunidad, no se pierdan esta experiencia única e irrepetible. Salud George,  ojalá sigas liberando tu mente que nosotros te seguiremos!

TODAS LAS FOTOS