Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Jens Lekman

Un sueco en Buenos Aires

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Beto Landoni

20 de Junio, 2009

Un sueco en Buenos Aires

El Nuevos Aires Folk sigue ofreciendo shows interesantes en La Trastienda para todos los seguidores del indie y el folk que dan vueltas por esta ciudad llena de rock vergonzoso.

Volvió el folk a Buenos Aires con la visita de uno de los tantos nombres que dan vueltas por el planeta en busca de chicos indie que disfruten de la tristeza. En este caso, un folkie boy que le canta a las chicas con cara de niño bueno para derretirlas con frases hechas pero efectivas.

Según la Wikipedia, que a veces la tiene re clara, este muchachito hace pop-barroco; otros lo tildan del “crooner” del momento, o sea, un trovador del siglo XXI, como lo fue en su momento Sinatra, así que imaginate.

La cosa era simple: Jens Lekman con guitarra en mano y su amigo, el DJ Viktor Sjoberg con una laptop con cientos de loops y samplers para desparramarlos y mezclarlos con la dulce voz de Jens, que apareció con una sonrisa gigante al ver tanta gente en un país tan lejano a su primer mundo, donde el folk son himnos eternos y el rock chabón jingles de lavandina.

Lekman y el aparato de su amigo Viktor, que apareció en cortos, medias amarillas y zapatillas blanquísimas, repasaron sus tres discos de estudio e intentaron levantar a un público sentado en mesitas chetas con vinos caros en copas gigantes. "¿Quieres bailar Aryentina?”, preguntó emocionado Jens. Las mesitas a la mierda y todos de pie, moviendo los piecitos al ritmo de “Into Eternity”, “A Sweet Summer’s Night On Hammer Hill”, “You Are The Light (By Wich I Travel Into This And That)”.

Show corto para un público agradecido de estas visitas inesperadas en un país que poco a poco se asoma a nuevos sonidos y estilos. Ya pasaron José González (también sueco), Devendra Banhart, Calexico y Joanna Newsom, entre otros muchachos sensibles que apuestan por este rincón del mundo.

Jens aplaudió, introdujo prácticamente todas las canciones, agradeció las cartas, los mails, la buena onda y se fue solo con su guitarra con “Shirim”, tema de su primer disco When I Said I Wanted to Be Your Dog (2004).

Mucho antes, las propuestas del folk nacional invitaron a tomar temperatura. Guebe y Doña María divirtieron mezclando el folk con la cumbia, el reggae y hasta con un poquito de Atahualpa Yupanqui. Sonidos nuevos para una movida nueva que le falta un golpe de pecho para que salgan sonidos más interesantes y serios.

TODAS LAS FOTOS