Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Javier Calamaro

Javier, el más Guarro

Cronista: Gentileza: Bruno Lazzaro | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

28 de Mayo, 2005

Javier, el más Guarro

El menor de los Calamaro realizó un repaso de su carrera y hasta se dio el gusto de mostrar su nueva faceta tanguera ante un público femenino de aguante extra large.

Perfume de mujer. Suave, dulce y con olor a pasado. Alguien que estuvo en este recital realizado en La Trastienda puede decir que ese perfume era mayoría, pero la verdad es que la diferencia no era tanto en lo “hombre-mujer” sino en la euforia que estas afrodisíacas amas de casa post modernas convidaban. Todas muy paquetas, muy fifí (que buen termino) aparentemente se aproximaban a disfrutar de un concierto de manera muy respetuosa y con una delicadeza enmarcada en trajes de ocasión. Pero el “quitapenas” pudo más que sus maquillajes de sábado por la noche.

“Navegar”, “Milagro” y “No me nombres” fueron algunos de los temas que pasaron hasta llegar a la pregunta de Javier: ¿Quiénes son guarros? Y ante la tímida y miedosa devolución de tres o cuatro muchachos, el frontman de los rizos oscuros volvió a preguntar: ¿¿¡Quiénes son guarros!??. Y recién ahí, a partir de la euforia del cantante versión II, los presentes le entregaron todas sus manos en señal de respuesta.

Con el correr de los minutos muchos de los concurrentes se preguntaron si la presencia del hermano famoso no se iba a ser presente. Pero para despejar dudas lo mas rápido posible, Javier comento que éste no iba a ir ya que estaba viendo a los White Stripes. “Algo que yo también hubiera hecho, pero prefiero mucho más compartir esta hermosa velada con ustedes...así que muchas gracias a todos por venir” .

A esta altura, con un Calamaro más desencajado que su club de fans (y eso si que es mucho), la gente ya había dejado de lado las sillas para seguir cada tema con mayor alegría. Minutos antes, el crooner, se había despojado de su camisa para causar una estampida femenina altamente hormonal.

“El perfume”, “Te de cactus” y el hitazo “Ruta” fueron algunos de los temas que el cantaor le dedico a sus padres, quienes se encontraban en el recinto, y a su “hermano mayor” Andrés, dejando para el final a “Quitapenas” . Pero la insistencia de la gente provocó que Calamaro volviera con dos tangos de su nueva faceta: “Yira yira” y “Tomo y Obligo” para marcar el supuesto cierre al dos por cuatro. Pero no “Imágenes Paganas” excelente tema de Virus, y “Mujeres y vino” fueron las que en definitiva coronaron una noche de rutas varias.

Una noche de reencuentro para que su nombre exceda las comparaciones. Una noche entre un gitano guarro y un guapo arrabalero.
TODAS LAS FOTOS