Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Resistance Tour

Bombas en la madrugada

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

31 de Julio, 2009

Bombas en la madrugada

El pasado viernes se realizó una nueva fiesta del Bombardeo del Demo en el Salón Sur, el ya clásico concurso de bandas under que hace el programa radial Day Tripper con el “Pelado” Torabe a la cabeza. Participaron Viejo Rastrero, La Deambulante, 23 Otoños y Vibración, mientras que Fidel Nadal se encargó de cerrar la velada.

El Salón Sur de Nueva Pompeya fue una vez más el lugar elegido para otra edición de la Fiesta del Bombardeo del Demo, y los seguidores de las bandas que participarían comenzaron a llegar desde diferentes zonas de la ciudad y del Gran Buenos Aires.

Realizado el sorteo para el orden de los shows, el primer turno fue para Viejo Rastrero, banda nacida en el barrio de Isidro Casanova, que a fuerza de canciones con letras sociales y directas, provocaron una reciprocidad con su público, el cual festejaba cada canción, y resultaría el más numeroso de la noche.

Un típico rocanrol con matices de reggae y candombe se dejaba llevar gracias al buen sonido que aportaba una claridad en la voz (algo que no siempre sucede en un show de rock) de Bruno, el cantante, dueño también de algunos extraños movimientos arriba del escenario. Temas como “La policía” (el que participa en el concurso), “Soy todo lo que puedo ser” o “Rockonurbano” fueron sonando en el set con letras que marcan claramente el mensaje de la banda.

El segundo turno fue para La Deambulante (banda que llevó también bastante gente al recinto), cuya presentación arrancó con algunos desajustes en el sonido, pero éste se fue afirmando con el correr de los minutos.

Largas canciones se iban sucediendo, la mayoría del último álbum Bailando tiempos, como la que da el nombre al disco, la concursante “Tan lejos” y el buen tema “Quédateme”. La particularidad del teclado le otorgó al grupo un tinte más melódico al combo de canciones de rock que ofreció la banda, y que se sostiene en una buena base con la gran performance del baterista Ignacio Piana.

23 Otoños fue el grupo siguiente, y en el intermedio Torabe se sorprendió arriba del escenario por la imagen del baterista, a quien le buscó parecidos como Marylin Manson o Dave Navarro (ex guitarrista de Red Hot Chili Peppers). Lo cierto fue que el muchacho tatuado y en cueros no dejaría de pegarle con todas sus fuerzas ni un segundo a su instrumento, a veces incluso hasta exagerando un poco.

Con la parte de adelante del campo despoblada en relación a las anteriores bandas (pero con más gritos femeninos entre tema y tema), el grupo ofreció una mezcla de ñu metal, punk y rock, generando un buen resultado, que mejoró aún más por la potente voz de Jaba, su cantante. Para el final del set quedaría un efectivo cover de la canción “Maniac” de Michael Sembello, incluida en la ochentosa película Flashdance.

La última banda de las elegidas para tocar en el festival fue Vibración, con un set a puro reggae roots y letras típicas del género. El buen sonido y la correcta actuación de los músicos, hicieron más que agradable la escucha de un género que últimamente ha capturado tanta repercusión hasta llegar a la saturación. Por suerte no fue el caso de la banda oriunda del Oeste.

Desde el comienzo con “Nunca podrás”, las buenas canciones fueron la clave del repertorio de música jamaiquina, que un poco anticiparía lo que llegaría después con el cierre a cargo de Fidel Nadal.

Y así fue, luego de demasiados minutos de espera (donde el público aprovechó para ir a votar a su banda favorita), el “Mago Paranoia”, encargado de ¿animar? la velada entre tema y tema, presentó al ex Todos Tus Muertos, quien no salió a escena hasta terminada la intro con un mezcladito de sus hits actuales. Entonces sí apareció el dueño del último hit del verano (inimaginable quince años atrás), con un equipo de gimnasia rojo y la energía de siempre.

Pasadas las tres de la madrugada, “My princess” arrancó la catarata que no dejaría de salpicar durante casi una hora y media. Los nuevos temas de difusión fueron los más coreados, ejemplificando esta etapa del cantante, con letras un poco alejadas de sus discos solistas anteriores y abismales trechos respecto a los años ochenta. El gran carisma de Fidel es ahora el punto más fuerte, con actuaciones siempre sólidas y manejando el escenario como pocos en la actualidad.

Rondando las cuatro y media de la madrugada, terminó el plato principal de la noche, conmemorando el cierre de una nueva jornada de la fiesta del Bombardeo del Demo que duró maratónicas cinco horas, y que tendrá su continuación con algunos encuentros más en lo que queda del año.

Este lunes durante Day Tripper se dieron a conocer los ganadores, y el resultado fue un empate entre 23 Otoños (favorecido con dos votos del jurado) y Viejo Rastrero (que contó con el voto doble del público). Ahora habrá que desempatar...

TODAS LAS FOTOS