Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Aztecas Tupro

El tallo sigue subiendo

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

16 de Agosto, 2009

El tallo sigue subiendo

Aztecas Tupro festejó el pasado domingo sus quince años en Niceto, recorriendo su discografía y ofreciendo su mezcla de estilos donde predominan el reggae y el ska, logrando así que la gente no deje de saltar durante dos horas de show.

Si un recital augura el aniversario de una banda, la palabra fiesta se entromete directamente en el pensamiento de quien ve tal promoción. Si los años que se cumplen son quince, ya nos cercioramos de que, además de estar grandecitos, los muchachos de la banda van a entregar todo para que su público festeje junto a ellos. Y si encima la banda es Aztecas Tupro, la propuesta indudablemente incita a no dejar de saltar y bailar ni un instante.

El show comenzó luego de un video que repasó la carrera que comenzó allá por 1994 con Pablo “Huevo” Wehbe, su cantante, como único sobreviviente. “Es poder” abrió la apuesta en versión reggae y ska, para darle paso a “Medallas”. Los vientos invitados aparecieron para darle más potencia a “Oxido” y “El nagual” (canción inspirada en la prosa de Carlos Castañeda), y luego “Cortar” y “Piedra” terminaron de completar un comienzo basado casi exclusivamente en “Imaginar” (2008), último trabajo discográfico de la banda, donde los ritmos jamaiquinos citados anteriormente toman preponderancia, sosteniéndose en una potente base rockera que le otorga una identidad a la banda.

“El corazón palpita a mil” agradeció el cantante, conmovido por la presencia de un público que intentaba cantar un cumpleaños feliz. Juani Rodríguez, cantante de Andando Descalzo y compañero de ruta, fue el primer invitado de la noche y saludó con un “hola putitos” antes de cantar y bailar el tranquilo reggae “La hoguera”. Pegadita, “Chas” siguió por la misma senda musical antes de que la divertida “Salen a ver” y la exquisita “Ventanas” vuelvan a hacer bailar a todos. A su término, “Needles and pins” (tema que cantaban The Ramones) y la tradicional mexicana “Llorona” fueron las dos piezas ajenas que tomó la banda para darles una nueva forma, logrando efectivas versiones.

Más invitados desfilarían por el escenario: Gaspar de Los Umbanda en “La presión”, las voces de Vika y Lucía de Anima Alada en el gran reggae “Más que nada”, y Gonzalo, primer guitarrista de la banda, en la vieja “Alma rebelde”. “¿Están listos para la cumbia?”, preguntó Huevo, y la bella melodía en sol de mayor que sale de las teclas de Horacio Antelo, junto a la conmovedora letra y a la ovación en la mitad del tema ante la presencia de Goy Ugalde (Karamelo Santo), provocaron que “Santa Cecilia” regale uno de los mejores momentos de la noche.

“Dibujos” y el radial “Los cuatro elementos” concretaron un falso cierre a puro derroche de energía, tanto abajo como arriba, de la mano de un cantante que no paró de moverse ni un segundo entregándose al máximo ante su gente. A la vuelta, “Barriletes” obligó a bailar a todos de izquierda a derecha, de la barra a la pared ida y vuelta, mientras que “Señales de humo” le puso cuarteto a la velada.

Dani Bosco, baterista que forma un relojito en la base junto al bajo de Sebastián Lara, aprovechó para agradecer a los presentes y “denunciar” que es la primera vez que lo dejan hablar. Para el final, llegó el combo más potente y combativo, y quién mejor para ser invitado que “Pecho” de Las Manos de Filippi, que cantó primero “Garras”, y luego, junto a Huevo y al percusionista “Tumba” López, la estruendosa “Boomerang”. Ahora sólo faltaba “Tallo” (canción que da nombre al disco del año 2005), la que comienza con aquello de que “la vida misma se convierte en raíz y el tallo empieza a subir”, y cuyo estribillo engloba, en palabras de su cantante, el largo camino recorrido por la banda, sorteando buenas y malas: “Cambia mi vida y vuelve a cambiar/ cambia la meta y meta cambiar/ pongo el alma y aunque tiemblen los pies, yo me la voy a bancar”.

Aztecas Tupro festejó sus quince años en una gran noche que seguramente no olvidarán ni sus integrantes ni sus fans, quienes llegaron a Niceto sabiendo que allí se desataría una fiesta y la banda no los defraudó.

TODAS LAS FOTOS