Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Willy Iturri

Intentando nuevas ideas

Cronista: Gentileza: Lautaro Guido Pavía | Fotos: Beto Landoni

28 de Agosto, 2009

Intentando nuevas ideas

Uno de los bateristas mas reconocidos de la década del ‘80 se presentó luego de casi una década de ausencia con su proyecto solista. Aunque sufrió la falta de público, Willy Iturri ofreció un buen espectáculo.

Exactamente a las 22.05 del viernes último se apagaron las luces en el Teatro IFT, y empezó a sonar una obertura con variedad de efectos y sonidos, antes que saliera a escena la banda que acompaña a Willy Iturri, quien fuera, entre otros, baterista de Raúl Porchetto, Charly García y miembro del trío GIT..

Con un atuendo rojo acompañado por una vincha del mismo color que hizo recordar a la que usaba en la época de los tres primeros discos solistas de García, Iturri eligió para comenzar el recital “El juego comienza”, del primer disco que hizo con Guyot y Toth. Empezó sentado en la batería con su pose característica y sorprendió el gran estado de su voz, ya que interpretó los diecinueve temas de la noche con el mismo tono de las versiones originales.

El primer hit llegó en el segundo tema, “Es por amor”, que abre GIT 3 de 1986, pero con Willy en el rol de frontman. Para que él pudiera estar cómodo y de pie a la hora de cantar, quién se encargó de la batería fue Horacio Ardiles, baterista de la última versión del grupo de rock sinfónico Espíritu, que se reformuló para realizar diversos recitales sobre todo, durante los años 2003 y 2004. En estos dos primeros temas, Paloma Iturri, una de sus hijas, se encargó de los coros.

Ya en el segundo tema, el ex GIT hizo referencia de manera graciosa a la escasa cantidad de público que había en un teatro que puede albergar la capacidad de 760 personas. “Somos pocos pero buenos. Yo no se que voy a hacer, voy a exportar gente del exterior me parece”, bromeó.

En “Acaba de nacer” se pudo apreciar la gran voz de Iturri, que no tuvo problemas en llegar en muchos momentos a tonos agudos. Cabe destacar que logró una buena conjunción con su bajista, Marcelo Sosena, quien le hacía los coros que quedaban bien ajustados. Los temas del nuevo disco AyerHoy llegaron de la mano de “Esperando tu email” que fue explicada por el protagonista de la noche contando que “es sobre alguien que espera un mail de una mujer que se encuentra en España”. Aunque no es una gran letra, el tema tiene todos los condimentos para convertirse en un hit radial.

Uno de los momentos en que Willy estuvo más cerca de la gente (físicamente hablando) fue cuando interpretó “Tarado de cumpleaños” al borde del escenario, mientras que el bajista estuvo preciso marcando muy bien el ritmo del tema. “Si no estás” fue uno de los cinco temas del nuevo disco en estudio que interpretó en el IFT.

Luego que la banda demostrara que pueden reproducir muy bien el sonido de GIT al interpretar “Viento loco”, que abre el primer disco del trío grabado en Ibiza en junio de 1984, Willy (usando un efecto de eco) y el guitarrista Ricardo Antequeda bajaron de una forma acertada la intensidad y vibración que tenía el recital hasta ese momento con “6to C”.

“Es lamentable que este tema lo hicimos en el ‘85 y sigue vigente”, estas fueron las palabras del ex baterista de Porchetto para presentar “Buenas noches Beirut” de GIT 3. Iturri cantó el tema sobre el escenario solo, ya que la música era reproducida desde la consola. “Dame más” es el corte de difusión del mencionado disco solista del ex GIT, en dónde se habla de un “amor demasiado enfermo, de una persona que necesita reafirmarse y que tiene una baja autoestima”, en palabras de su autor.

Sobre el escenario estaban armadas dos baterías para que en cualquier momento Iturri pudiera volver a su posición clásica. En varias ocasiones, al final de los temas, él volvía a su principal instrumento y se sucedían diálogos musicales entre los dos bateristas. Sin embargo, para uno de los hits de GIT 2, conocido como el disco negro en que se hizo famoso el sonido del tacho (en referencia al redoblante de la batería), se sentó en la misma e interpretó “No hieras mi corazón”. En esta ocasión pudo demostrar que goza de un gran momento físico, y que toca la batería de la misma forma deslumbrante que en los ‘80.

En “Nena, no te portes mal” del último disco en estudio de GIT, Distorsión (1992), el violero Antequeda reprodujo fielmente el riff original de Guyot, incluyendo también un gran solo para deleite del público. Para el final del tema, Iturri volvió a la batería y empezó a hacer un sólo que incluyó el pasaje clásico de “The End” de Los Beatles. En la primera fila se encontraba el ex-periodista de la pionera revista Pelo, Osvaldo Marzullo que ayudaba en la elaboración de las letras a Iturri cuando se encontraba en GIT.

En “Aire de todos” como en varios temas de la noche pareció que mientras Iturri hacía la primera voz, los coros eran lanzados desde la consola. Una pena, ya que cuando el bajista los hacía en vivo, la conjunción de su voz con la de Willy, resultaba realmente muy buena. Sin embargo, hay que destacar que en todo momento se le entendió claramente lo que el baterista cantaba. El último tema de la noche fue el que abre el disco negro de GIT, “Siempre fuiste mi amor”. Y para el bis, como no podía ser de otra manera, el grupo interpretó de una forma muy fiel “La calle es su lugar” (Ana).

Pese a la escasa cantidad de gente que presenció el primer recital de Willy Iturri luego de nueve años de ausencia en su país, éste sirvió para intentar meterse nuevamente en el mercado del rock nacional, con nuevo disco en estudio (que no es poco) y lo más positivo es que el músico se mostró en gran forma, con una buena banda de acompañamiento y cantando las canciones en el mismo tono que hace más de 20 años.

TODAS LAS FOTOS