Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Attaque 77

Attaque llego a la Luna

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

21 de Noviembre, 2009

Attaque llego a la Luna

Luego del Resistance Tour 2009 y de la visita a Ecuador, Attaque 77 preparó para hacer su principal show del año, a la par de la grabación de su nuevo disco de estudio, Estallar.

Las expectativas en la previa al recital de Attaque 77 eran enormes, fundamentalmente para sus fieles seguidores y el desafío de debutar en el Luna Park traía su carga. Pero a los combates están acostumbrados y aprovecharon la invitación de los administradores del templo del box, al conmemorar los 77 años de su fundación y qué mejor que festejarlo con la banda que lleva la fecha del aniversario.

Como teloneros fueron elegidos los Dead Fish, un cuarteto punk brasilero, que será quien acompañará a los Attaque en la gira por el país de Vinicius de Moraes. Los paulistas mostraron una muy buena postura, bien plantados en el escenario, pero, portadores de un portugués muy cerrado, les costó entablar ese diálogo con el público necesario para entrar en confianza. Apenas se les rescató un mensaje que intentaron dejar: “en Brasil tenemos un presidente, pero queremos decirle que no lo necesitamos, que nos podemos arreglar solitos”. Media hora de show y a esperar el plato fuerte de la noche.

Cerca de las 22, luego de la presentación del clip de “Estallar”, ingresó Leo de Cecco para hacer el inicio tradicional de las grandes jornadas: primero las luces sólo para él y mientras desarrollaba el tema, ingresaron en simultáneo, uno de cada costado del escenario, Luciano Scaglione con su bajo y Mariano Martínez para ponerle guitarra y voz a ese himno del punk, “Perfección”, de Legiao Urbana, una verdadera locomotora.

“Todo está al revés”, “Ya sé” y “El cielo puede esperar” fueron los detonantes para que el mosh empezara a ejercitarse y obligar a los de seguridad a laburar a full frente a la valla. Ante el primer respiro, la gente metió su himno de aliento y a Leo no le quedó otra que acompañarlos con el repiqueteo de su bombo. Allí sí les cayó la ficha a todos y el “Soy de Attaque, es un sentimiento” sonó tan fuerte como extenso, durando varios minutos. Los músicos sólo tuvieron que ponerse a mirar y disfrutar de ese emocionante trance.

“Ojos de perro”, “Ciruja”, “Cuanta cerveza”, “No te quiero más” y “Edda” fueron una seguidilla mortal que sólo pudieron atemperar las imágenes del clip, donde se veía a la Bustamante en el esplendor de su carrera y en la era de su seducción fatal. La conexión con el público volvió a repetirse: Lucho intentaba saludar mientras Mariano miraba embelesado: “ahora los queremos escuchar a ustedes” y volvió a estremecer el “Soy de Attaque”.

“Días de desempleo” fue tácito, casi se quedan sin “el”. Tras los primeros acordes se interrumpió el sonido de la guitarra de Martínez y sin que dejaran tocar el resto de los integrantes, se retiró a los camarines para volver luego de un par de minutos, tiempo que no fue suficiente para corregir el inconveniente. A todo esto ayudó que justo en este tema había subido a las tablas Lucas Ninci, tecladista de la banda cordobesa 250 Centavos, por lo que el bache tuvo otra performance. Pero la parodia continuó: al regresar, Mariano vio que todo seguía igual y allí decidió sólo cantar, mientras la canción sonaba a  batería, bajo y teclados. En definitiva, doce minutos de una versión que será recordada como récord histórico de Attaque, según la ironía de Luciano.

Para “5 estrellas”, Martínez pidió que lo acompañaran porque “no se la acordaba” y el coro fue total; pero eso no fue todo, a continuación vino “Éxodo ska”, una bella canción que en Antihumano cantaba Ciro con Mimi Maura, pero que en vivo, al llegar al coro, se dejaba que la prosa la desarrolle el público y así, el bestial pogo se transformaba en un dulce entonación vocal, acompañado de un suave meneo corporal, dejando la explosión para el final. La actual versión de Mariano no le fue en zaga, buenísima, con el público haciéndose cargo de lo que le correspondía.
La fiesta continuaba con tres clasicazos: “El Jorobadito”, “San Fermín” (también en imágenes) y “La colina de la vida” pusieron latido a la noche y para continuar, muy bien elegido, acoplaron al potpurrí de “Otras canciones”, “Plaza de perros” y “Soy rebelde”. Un nuevo freno sirvió para comunicar la salida de Estallar y la presentación de un tema nuevo, “Memoria”. Aunque de la calma se pasó al huracán, con “Combate”, “Armas blancas” y “Chicos y perros”.

A continuación, agarró la batuta Luciano e intentó hacer una reseña de la historia del grupo pero todo se interrumpió ante la presencia del invitado de la noche: El Chino Vera tomó el centro del escenario, vacante hasta allí, y pidió “Justicia” y, para quedarse otra más, “No te pudiste aguantar”. Los recuerdos con sus ex compañeros se mezclaron con la ovación del público, con coro y solicitud a la vez, “que vuelva el Chino, la puta que lo parió”, a lo que el aludido respondió: “grítenlo siempre, a ver si los convencen que así sea, me gustaría mucho volver”.

Para “Setentistas”, Mariano acotó que Zanon ya está en manos de los trabajadores, Bauen va en camino y que además se encontraban presentes obreros de Kraft, también en lucha por su causa. “Pagar o morir” y “Tiempo perdido” fueron el corolario de la primera parte del show, donde recordaron la presencia de los Rey Gurú en los vientos y que su integrante, Emiliano Puñales cumplía 10 años junto a Attaque. Tiempo para refrescarse un poco ante el inmenso calor para luego meternos en la última parte del recital. Lo que vino después fue una selección de versiones clásicas: “Amigo”, “Beat on the brat”, “No me arrepiento de este amor” y el cierre obligado, “Donde las águilas se atreven”, donde llamaron a todos los invitados para cantar juntos este poderoso himno de guerra.

El final había llegado y era así. Attaque no suele dar muchas vueltas con el cierre, ni lo anuncia ni lo extiende. La gente pedía una más y perfilaba en la mayoría de las solicitudes, “15 segundos”. Pero faltaba la versión clásica, más oportuna que nunca… y dedicada a uno de los grandes ídolos de nuestras “chicas” y de los argentinos, despacharon “Dame fuego” de Sandro, con dedicatoria especial ante la situación reinante. Antes de irse, anunciaron el cierre del año en diciembre en el Teatro de Colegiales.

Una lista extensa y bien elegida, dos horas veinte de show y la gente conforme en su mayoría. Unas 5500 almas poblaron el Luna Park y mostraron que en Attaque hay larga vida.

TXT: Gentileza Miguel Angel Bianca

TODAS LAS FOTOS