Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Killers

El crimen ferpecto

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Prensa

27 de Noviembre, 2009

El crimen ferpecto

El viernes 27, después de dos años, la banda liderada por el polifacético Brandon Flowers se presentó por segunda vez en el país, esta vez en GEBA. Fue una noche cool, para un público coqueto que se fue feliz aunque un poco embarrado.

A las 21:45 con un ensordecedor ruido de turbinas de avión de fondo, la banda oriunda de Las Vegas, dio comienzo a su show. Se trató de una velada tranquila, a pesar de contar con una dudosa organización (el público siguió entrando en cantidades hasta el cuarto tema) y con pocos espacios para la prensa (el grupo no se dejó fotografiar para ningún medio).

Comenzaron con “Human”, de su reciente disco Day & Age, seguida de “This is your life” y la pegadiza “Someboy told me”, hit con el que se hicieron popularmente conocidos. A medida que las canciones pasaban, la banda fue circulando por diferentes espacios melódicos, generando con mucha fluidez distintos climas musicales. Así, en “For reasons unknown”, Flowers se colgó el bajo, para después volver a los teclados en “Bones” y repetir “Human” esta vez en formato más intimista. (Sí, aunque suene extraño tocaron la misma canción dos veces y en versiones totalmente diferentes)

Fue un show cómodo, sumamente prolijo y sin grandes sorpresas. El escenario estaba decorado con muy pocos colores pero con pequeños detalles kitsch como dos palmeras, unas tarimas llenas de espejitos y la caracterÌstica “K” luminosa, logo de la banda, apoyada sobre uno de los teclados por los que se pasearía Flowers a lo largo de la noche. El repertorio continuó con “World we live in”, “Joyride” y “Smile like you mean it”, esta última acompañada por un violín. Hubo también lugar para dos covers, “Shadowplay” de Joy Division en una versión muy parecida a la original y “Can't help falling in love” originalmente de Elvis, popularizada luego por UB40.

El público se veía feliz. Bailó y cantó toda la noche, sobre todo hacia el final, que fue sin dudas el momento más caliente del encuentro: “All these things that I've done”, “Jenny was a friend of mine” y “When you were young” con lluvia de papelitos y fuegos artificiales incluidos, fueron las elegidas para el cierre.

The Killers es una banda prolija. Demasiado prolija. Con una escenografía correcta, que se completa con animaciones perfectamente sincronizadas con cada canción que tocan, un líder como Brandon Flowers que atrae de tiempo completo toda la atención, sin dejar espacio a los demás integrantes de su banda, como el baterista Ronnie Vannucci que realmente toca muy bien, o el violero Dave Keuning que regala constantemente punteos impecables con su guitarra pero que apenas son percibidos por la audiencia. The Killers volvió, tocó y fue casi perfecto.

TXT: Anabella Reggiani

TODAS LAS FOTOS