Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cuarteto de Nos

De raros a bipolares

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Anabella Reggiani

04 de Diciembre, 2009

De raros a bipolares

La banda uruguaya El Cuarteto de Nos presentó su nuevo disco “Bipolar” el pasado fin de semana en El Teatro Colegiales con dos funciones, una de las cuales tuvo localidades agotadas.

En tiempos en los que la frase “ya está todo inventado” salpica a borbotones en el rock mundial (y mucho más en el argentino), escuchar una banda que se diferencia por alguna razón siempre es bienvenido, y por sobre todas las cosas, saludable. Sin embargo, no crean por esto que los muchachitos de El Cuarteto de Nos son flamantes veinteañeros o que llegaron para presentar su primer álbum.

Más de veinticinco años de trayectoria traen los uruguayos en sus espaldas, llegando una vez más a Buenos Aires para presentar “Bipolar”, su doceavo disco, en una noche de viernes que comienza apenas pasadas las 21 con la canción “Mírenme”, seguida por la tan descabellada como realista “Nada es gratis en la vida”, y por el nuevo hit personalista “El hijo de Hernández”. Con nueva formación, la banda se presenta ahora con Gustavo Antuña, guitarrista de la recomendable banda Buenos Muchachos, en lugar de Riki Musso.

“Estamos rotando entre raros y bipolares”, sonríe el cantante Roberto Musso promediando el show, aludiendo a las canciones que iban y venían entre las últimas dos placas. Y es en ellas donde el “yo” se presenta casi como único responsable, ejemplificándose en la egocéntrica “Me amo” (nueva versión de la canción rescatada del álbum “Cortamambo” de 2001). “Nada me da satisfacción”, “Hoy estoy raro”, “Primavera” y “El karaoke de mi noviecita” (las dos últimas cantadas por el bajista Santiago Tavella), continúan el tandem propuesto desde el principio.

“Vamos a hacer un tema más viejo”, propone el cantante, e incita al público a cantar “Solo un rumor”, divertidísima y provocadora canción del año 1994, incluida en “Otra navidad en las trincheras”, uno de los discos más emblemáticos de la banda, y también uno de los más vendidos en la historia de Uruguay.

Hay tiempo siempre en los shows de El Cuarteto para pequeños momentos actuados, tan elocuentes como sus canciones, y en este caso “Breve descripción de mi persona” muestra en el escenario a un Roberto Musso casi rapeando, sentado con una máquina de escribir, para complacer el requisito de presentarse a sí mismo que exigía el formulario de una solicitud laboral.

Las letras son sin dudas el fuerte de la banda y aquel sello de distinción del cual hablábamos en el comienzo de la nota. Desde sus comienzos la efectiva ironía matizada por extravagantes rimas y una ocurrente perversión, generaba una perfecta conjunción que sería por siempre el sello de la banda uruguaya. A partir del exitoso “Raro” (2006), esa marca sumó una catarata de letras extensas con historias peculiares y más rimas insólitas llevadas casi hasta la exageración. Tal es el caso de “Mi lista negra”, una de las mejores canciones de la noche: “Está el veleta que con traje de etiqueta me tiró en la cuneta/era una vendetta por no decirle que tenia abierta la bragueta/están los proxenetas de la a hasta la zeta/está Romeo, está Julieta, el macho alfa y el beta/y ya se pone inquieta la gente cuyo nombre rima con "eta"/que lo parió Mendieta!!!, si escarbo veo que mi lista tiene mas garbo que Greta”.

Sin saltearse una sola frase, los jóvenes que saltan en el campo repiten al pie de la letra las extensas canciones que salen escupidas sin anestesia desde la voz del cantante y principal responsable de las composiciones. El momento más explosivo llega con “Yendo a la casa de Damián” e “Invierno del ´92”, que llevan la exaltación del público a la máxima expresión cerrando con un extenso aplauso el falso final.

El cierre entonces rememora viejas canciones, como “El día que Artigas se emborrachó” (de todas las canciones, la más controvertida en tierras uruguayas, que incluso sufrió la censura al contar las andanzas del prócer oriental en tono etílico), “Así soy yo” y “Bo cartero”, graciosísima adaptación al castellano de “Please Mr. Postman”, popularizada en los años ´60 por The Marvelettes y luego también versionada por The Beatles.

Una vez más El Cuarteto de Nos visitó Buenos Aires, y cada vez más gente se asoma a escuchar (y a cantar) sus canciones, sabiendo que sus oídos se irán refrescados y satisfechos, acompañados además por una sarcástica sonrisa en su cara.

TODAS LAS FOTOS