Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Pelotas

Pasajeros en este show

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Beto Landoni

08 de Diciembre, 2009

Pasajeros en este show

Las Pelotas volvió a La Trastienda el pasado martes para comenzar una serie de dos shows, en la que siguen presentando el material de su último disco “Despierta”.

Las Pelotas es una de esas bandas que uno disfruta mucho más viéndola en un lugar cerrado, no tan grande, e ideal para disfrutar del rock como es La Trastienda. Ciertamente, la mayoría de las buenas bandas se comunican mejor así y no se desesperan por llenar grandes estadios.

Un comienzo bien potente con “Saben”, “Basta”, “Si quisiste ver” y “Desaparecido” hizo que en tan solo diez minutos el repleto recinto se convierta en un hervidero absoluto. Poco le importó, por supuesto, al agradecido público que se regocija por igual con este tipo de canciones como con la tranquilidad de “Pasajeros” que le deja la piel de gallina a más de uno, o con el tempranero bloque reggae que llega con las viejas “No me acompañes” y “Transparente”, entremezcladas con las más recientes “Siento, luego existo” y “Que estés sonriendo”.

Con algún saludito por parte del cantante y guitarrista Germán Daffunchio a AC/DC, “Hawai” cerró el set referido al estilo jamaiquino, tan de moda en estos tiempos y tan practicado por muchísimas bandas en nuestro país. Sin embargo, la calidad de sus canciones hace que Las Pelotas siga siendo uno de los grupos que mejor lo interpreta, superando a demasiadas bandas de las consideradas “de género”.

A esta altura ya no hace falta decir cosas como que la banda está ajustadísima, o apreciar el efectivo sonido de la misma, o halagar la buena performance de todos los músicos. Entonces, algo semi novedoso es la presencia casi total del ex Piojos Tavo Kupinski en guitarra, potenciando aún más la fuerza de la banda en vivo.

Casi como improvisando la desgarradora “Destellos”, la banda sonó sin guitarras, y con Sebastián Schachtel luciéndose en los teclados (como en toda la noche). Al toque, “Viejas rameras” (una canción que junto a “Grasa de chancho” resumen la tensa relación que ha tenido Las Pelotas con el periodismo a lo largo de su historia) se asomó como una perlita muy vieja que hace mucho la banda no tocaba en vivo.

El suelo de La Trastienda tembló con la imbatible “Capitán América”, tal vez la canción más emblemática de la banda, mientras que “Sin hilo” (dedicada una vez más al “Bocha” Sokol) continuó con el mini terremoto en pleno San Telmo. Un poco de paz volvió con “Sueños de mendigos”, marcando así el cierre previo a los bises.

Hablando de conflictos naturales metafóricos, la intro de “Esperando el milagro” ejemplifica perfectamente la calma que antecede al huracán en la segunda mitad de esta bella canción. La furia siguió con “Brilla (shine)” en versión rápida, Daffunchio se despidió con un consejo (“no sean boludos”), las luces se encendieron, algunos miraron la salida, pero la banda volvió una vez más. “El fantasma no muerde” y el clásico final de Sumo con “El ojo blindado” fueron la frutilla de un postre que nuevamente dejó a todos los concurrentes satisfechos y contentos.

Las Pelotas continuó presentando su último disco “Despierta”, una gran obra conformada por buenas y emocionantes canciones, que en su pasaje al vivo mantienen esa combinación, potenciadas siempre por un poderoso sonido arriba del escenario.

TODAS LAS FOTOS