Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Molotov

Voto Latino

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

13 de Febrero, 2010

Voto Latino

La banda mexicana llenó la Trastienda mientras se prepara para entrar al estudio con nuevo material.

Según la Real Academia Española, la palabra Molotov quiere decir: “explosivo de fabricación casera, generalmente una botella provista de mecha”. Si nos ponemos a pensar, esta banda oriunda de México no está tan lejos de ese concepto, aunque no aparezca como una acepción en el diccionario. Fundamentalmente por lo de explosivo, ya que este grupo que supo conquistar el continente, logró conformar un cóctel volátil de rock, rap y mucho groove, pero nunca despegándose de sus raíces, esas raíces con la que podemos comparar su música: la comida picante con sus letras (las cuales bordean la censura), la lucha libre con la contienda política que constantemente llevan adelante y  el tequila con el ardor de las gargantas de los miembros al cantar cada estribillo.

A las 21:15 y con La Trastienda llena, Tito Fuentes en guitarra/voz, Miky Huidobro en bajo/voz, Paco Ayala en bajo/voz y Randy Ebright en batería/voz, salieron al escenario con extensas barbas, un look bastante particular debido a una promesa de solo afeitarse cuando tengan listo el nuevo material de estudio. Así, y soportando el intenso calor, comenzaron la fiesta con “Noko”. “¿Qué pasó chingón, eh?” decía Paco antes de preguntar “¿Porqué no te haces para allá?... al más allá” en este rap con una lírica violenta para después muy cortésmente y con todo respeto (según ellos) gritar  y cantar “Chinga tu madre”.

El comportamiento de la banda en el escenario, parece ser el mismo que cuando no está tocando: siempre se basan en el humor, piedra fundamental tanto como para componer como para la performance en vivo. Durante “Amateur”, por ejemplo, Tito le tiró púas en la cara a Miky mientras cantaba; o después del comienzo descoordinado de “Here we kum” (sólo sonó un acorde), cuando la banda justificó el error diciendo que “estaban haciendo temas cortos” provocando la risa del público. Lamentablemente después del tema que forma parte de Dance and dense denso (2003) los mexicanos empezaron a convivir con una serie de acoples que no pudieron solucionar hasta casi terminado el show, pero esto no fue un impedimento para mantener a la gente bien arriba.

El estadounidense Randy dejó la batería, tomó la guitarra, (mostrando la faceta multi-instrumentista del grupo) para interpretar “Wakala que rico” dejando en claro que no tiene que envidiarle nada a los raperos yankees y dio paso a las canciones mas políticas de Molotov. Primero “Gimme the power”, un tema, según Tito, escrito en 1942 que todavía tiene vigencia, re-versionando la letra para el público de ocasión “¡que se sienta el power argentino!”. Segundo “Frijolero” con las luces del escenario formando la bandera mexicana,  pegado “Voto Latino” y “Hit me” (la secuela de Gimme the power).

Ya se acercaba el final y Molotov tocó el único cover de la noche con “Marciano” homenajeando a Misfits con su toque característico, primero en versión cumbia y después en versión punk rock.
“Esta canción esta dedicada a nuestro manager que es un cerdo”, presentó Tito, mientras el mismo manager se hacía presente para interpretar el tema que le dedicaba la banda, y rapeando no decepcionó a nadie. El verdadero final se dio con “Puto”, pedido durante toda la noche por los fanáticos y con “Rastamandita”, donde el escenario se colmó de mujeres invitadas a subir por Molotov.

Argentina es un país que sabe hacer suyas a las bandas extranjeras y así como lo hizo con Megadeth y Estados Unidos o con Die Toten Hosen y Alemania, podemos agregar una agrupación más a la lista: vienen de México y se ganaron un lugar a base de muy buenas rolas y una entrega en el escenario bien chingona (como dirían ellos)…por sino quedo claro se llaman Molotov.

TODAS LAS FOTOS