Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Coldplay

Una jugada demasiado calculada

Cronista: Anabella Reggiani | Fotos: Beto Landoni

26 de Febrero, 2010

Una jugada demasiado calculada

Ante más de 60.000 personas, entre mariposas de papel y luces de celulares, Coldplay se presentó por segunda vez en Buenos Aires.

Corrían las 21hs. y una delicada lluvia de las que nos regala el final del veranito porteño cubría el estadio de River Plate. Una vez más, Coldplay, la banda liderada por el multifacético Chris Martin en voz, guitarra y teclados, Jon Auckland en guitarra principal, Guy Berryman en bajo y Will Champion en batería salía al escenario. Abrieron el show con la instrumental “Life in Technicolor” seguida de “Violet Hill” de su último disco Viva la vida (2008). Enseguida vinieron los hits: “Clocks” “In my place” y “Yellow” pusieron al estadio completo de pie, con sonido bajo pero impecable (hay que cuidar los decibeles para no enojar a los vecinos) y una puesta en escena llena de luces de colores, fuegos artificiales y animaciones en la pantalla principal que oscilaban entre fotografías de ciudades súper pobladas, vistas desde el espacio del planeta Tierra y siluetas de colores.

La sutil “Glass of water” y la melancólica “Fix you” llevaron el show a su momento más sensible. “Esta canción es para mi padre” dijo Martin al piano, para luego dar comienzo a “The Hardest Part” otro  tema ovacionado por el público. “Viva la vida” puso una pizca de alegría y muchas luces de colores a la segunda parte del show que culminaría con los cuatro integrantes en el centro de una de las tarimas del escenario en formato acústico, con Champion oscilando entre guitarra y teclados para hacer una divertida versión de “Billy Jean” de Michael Jackson y así dar lugar a una nueva canción llamada “Don Quixote”. Inspirada en el público latino, éste acompañó el momento haciendo una ola con las luces de sus celulares y repitiendo una y otra vez el estribillo de este nuevo hit “Ole, ole, ole, oleeee, oleeeee”.

“Politik” abrió el cierre del show, junto con “Lovers in Japan” que se destacó por una lluvia de mariposas de papel que invadió el campo y “Death and all his friends”. Al piano, y una vez más en clave intimista, Martin salio al escenario para los bises interpretando una mágica versión de “The Scientist” seguida de la colorida “Life in Technicolor 2” ya con todas las luces del escenario encendidas; demostrando en todos los sentidos la virtuosidad y el profesionalismo con que estos cuatro músicos londinenses interpretaron cada uno de los acordes de su show.

Un párrafo aparte merece la excelente presentación de Bat For Lashes, banda liderada por la británica Natasha Khan que fue la responsable de abrir la noche. Cargada de oscuras melodías electropop, donde la voz ronroneante y poderosa de Khan se funde con sonidos sutiles y líricas sencillas y hermosas a la vez. Simplemente impecables.

Coldplay cumplió su promesa: volvieron a Buenos Aires tras su paso del 2007 y demostraron una vez más por qué son una de las mejores bandas de los últimos diez años. Dieron un show inolvidable, colmado de canciones encantadoras, momentos para el recuerdo, paracaídas de colores, un golpe de sangre a la cabeza, X&Y…y que VIVA LA VIDA!

TODAS LAS FOTOS