Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Franz Ferdinand

La oscuridad de la matinée

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

12 de Marzo, 2010

La oscuridad de la matinée

La banda escocesa tocó por segunda vez en el país en la gira de presentación de su último disco Tonight.

Innovadores, inspiradores y cambiantes, son adjetivos que se amoldan perfectamente con las cualidades artísticas de Franz Ferdinand. Este grupo, que irrumpió en el 2004 y que con su fórmula de riffs melodiosos y coros súper pegajosos, (imposibles de no tararear), marcó junto a otras bandas el rumbo y el sonido a seguir, dándole así una vuelta de tuerca al Indie rock y toda la “movida” british que rondaba en la escena europea. Por eso la segunda visita en solitario de los escoceses  (sin contar cuando telonearon a U2) hizo que desaparecieran los tickets de las boleterías.

A las 21:40 y después de una siniestra intro de teclados, Alex Kapranos en voz y guitarra, Bob Hardy en bajo, Nick McCarthy en guitarra rítmica - teclados y Paul Thomson en la batería salieron a un escenario con una misión: rockear el Luna Park. “Bite hard” de su última placa Tonight, fue el inicio de una larga lista que en ningún momento daría respiros. Pegado sonaron, dos hits acuñados por la rotación de sus video en MTV, como son “The dark of the matinée” y “Do you want to” que hicieron delirar a todos.

A medida que el show avanzaba, la creatividad de Franz Ferdinand quedaba plasmada en canciones como “Van tango”, alejada del sonido de bandoneón porteño, pero con una rítmica muy funky. Kapranos, de pocas palabras en toda la noche, tomó el micrófono y después de un saludo protocolar “Buenas noches Buenos Aires” dio rienda suelta a la sombría “Michael”.

Los temas de “Tonight” iban apareciendo uno a uno, entre ellos el corte “Ulysses”, con mayor presencia de sintetizadores, manejados por el carismático McCarthy, logrando según la banda un sonido más “bolichero” (¿nuevo rumbo musical?). Esto quedó reflejado en las plateas, donde todo el mundo terminó bailando.

El punto de mayor sensación térmica en el Palacio de los Deportes se registró con “Take me out”, el hit que los catapultó a varios premios gracias a su contagiosa melodía y su entrecortado riff.

Durante la presentación, la banda no sólo se apegó a su formula exitosa, sino que fue agregando influencias de otros grandes grupos. Ver a McCarthy tocando la guitarra en “40ft” subido a un amplificador, como si fuese un miembro de los Sex Pistols, mientras se proyectaba sobre él un ojo al mejor estilo art rock de Pink Floyd o Velvet Underground, lo dejaban bien en claro. Pero una vez más la banda se saldría del libreto en “Outsiders” donde la batería de Thomson fue desmembrada y llevada al centro del escenario, para que entre los cuatro integrantes hicieran todos juntos un solo de percusión.

Llegó el tiempo de los bises con Kapranos acompañado solamente por su Telecaster y una versión corta de “Jacqueline” y con “This Fire” (imposible no caer en el cliché de poner que quemaron la ciudad, como dice la letra). Y el final con “Lucid Dreams” que cerró con broche de oro con los sintetizadores programados que siguieron sonando un largo rato, ya sin la banda en el escenario.

Franz Ferdinand trajo su fórmula hitera por segunda vez al país y demostró que el Indie, no sólo puede seguir evolucionando, sino que también rockea…. y en serio.

TODAS LAS FOTOS