Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Argentina abraza a Chile

Abrazo de rock

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Beto Landoni

13 de Marzo, 2010

Abrazo de rock

Los Fabulosos Cadillacs, León Gieco, Gustavo Cerati, D-Mente y más artistas se unieron para el festival “Argentina abraza a Chile”, donde la música fue la grata excusa para que más de cien mil personas digan presente colaborando con el pueblo chileno tras el terremoto sufrido.

Pasadas las tres de la tarde, mientras Excursionistas peleaba la punta del campeonato de Primera C en su casa, la calle La Pampa era un incesante peregrinaje de personas con bolsas que cargaban un destino solidario. Promediando las cuatro de la tarde, así como apurado pero queriendo formar parte de la velada, Gustavo Santaolalla apareció en el escenario montado al costado de la avenida Figueroa Alcorta, junto a León Gieco para cantar “Pensar en nada” y “Mañanas campestres” bien de fogón.

Las miles de personas llegaban sin cesar por diferentes accesos, la gran mayoría con bolsas con alimentos, agua mineral, frazadas, ropa o pañales. Gustavo Cerati y su banda comenzaban a darle power a la jornada de la mano del rock modernoso que tan bien le sienta al ex Soda Stereo. Con Richard Coleman de invitado en primer lugar, llegó el momento de la visita de Andrés Calamaro, quien acompañó con su voz en el excelente tema que es “Crimen”, y también en “Trátame suavemente”, canción de Daniel Melero cuando formaba Los Encargados (donde casualmente el tecladista era Mario Siperman de Los Cadillacs), popularizada luego por Soda.

Entre palabras de felicitaciones y agradecimiento al público, el “gracias por venir” de “Puente” sin dudas fue un perfecto resumen que redondearía el set de Cerati, el más largo de todos ya con la esquina de Figueroa Alcorta y La Pampa repleta.

Las palabras de Ricardo Darín y de Juan Carr (creador de la ONG  “Red Solidaria”) fueron el preludio de un exquisito mini set a cargo de Pedro Aznar, quien con guitarra criolla y voz interpretó dos canciones de legendarios artistas chilenos como fueron Violeta Parra y Victor Jara.

A su término, uno de los cantautores argentinos por excelencia, organizador e infaltable en eventos de este tipo, León Gieco, subió al escenario para entonar solo con su guitarra y armónica “La memoria”, y cada frase golpeaba fuerte en el pecho de las por entonces más de ochenta mil presentes que escuchaban o acompañaban en voz baja la canción. El músico invitó a Andrés Giménez para cantar a capella “Cinco siglos igual”, y después sí, todo el metal de D-Mente decoró a los clásicos de León: “El fantasma de Canterville”, “Hombres de hierro”, o “El ángel de la bicicleta” que dejó la cumbia completamente de lado para distorsionar todo el lugar.

Una conmovedora versión de “En el país de la libertad”, y “La mamá de Jimmy” con Raúl Porchetto de invitado fueron otros de los momentos salientes del show que terminaría con “Pensar en nada”.

Los Fabulosos Cadillacs coronaban la jornada a puro hit, desde “Manuel Santillán, el León” a “El satánico Dr. Cadillac”, pasando por la cumbiancha de “Padre nuestro” o la latina “Demasiada presión”. Vicentico se mostró muy comprometido con la causa, y fue muy demostrativo como pocas veces, regalando unas cálidas palabras. También mostró su dote de movilizador de masas en “Mal bicho” cuando hizo que casi todos los más de cien mil presentes se sentaran en el suelo para mostrar sus respetos a la madre naturaleza.

“Matador” tuvo como acompañantes a Gieco en bombo, y a Hilda Lizarazu en coros. Tras el set fabuloso, la infaltable “Solo le pido a dios” llegó con casi todos los músicos presentes de la jornada cantando sobre el escenario, conmemorando una tarde donde el objetivo principal era el abrazo al pueblo chileno, y el rock, el siempre bastardeado rock, una vez más demostró su veta solidaria.

Muchísimo público y artistas de nombre fueron entonces el combo perfecto para una bella tarde en la que el rock argentino se unió para aportar su granito de arena en una causa más que noble, donde se llenaron siete camiones con 60 toneladas de comida y 30 de ropa.

TODAS LAS FOTOS