Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Korn

Round a Round

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

18 de Abril, 2010

Round a Round

La banda liderada por Jonathan Davis retornó a la Argentina en el marco de la gira Assault on the Americas 2010.

El domingo por la noche, el Luna Park se preparaba para albergar dos grandes peleas como lo hacía regularmente en un tiempo no muy lejano. La primera ponía cara a cara al Nü Metal vs el temporal que azotaba Buenos Aires generando algunas dudas. Serían los truenos más potentes que el rugido de la voz de Jonathan Davis? ¿Sería el granizo más contundente que la base rítmica formada por Ray Luzier en batería y por Fieldy en bajo? ¿Sería la lluvia más gruesa y espesa que los riffs de la guitarra de Munky? Para el bien de los fanáticos de Korn, que obligaron a la banda a tener que agregar una nueva fecha, el Nü Metal ganó por K.O. doblegando al agua.

Después de la pelea de semifondo, el evento principal estaba pactado para las 21:30, pero lamentablemente y sin aviso comenzó 15 minutos antes, lo que dejó a varias personas molestas sin poder ver el comienzo. Esta segunda contienda enfrentaba en un duelo muy reñido a la versión 2008 de Korn, que tocó en River junto a Ozzy Osbourne y todavía dejaba secuelas en los oídos contra la versión 2010 de la banda que tenía como objetivo superar aquel show que los había traído por primera vez a la Argentina.

Round 1: Todo parecía que con la intro tranquila de “4u”, los primeros compases iban a ser “de estudio”, como se acostumbra en las grandes peleas. Pero Korn decidió tomar la iniciativa con “Dead Bodies Everywhere” y arremeter con la distorsión desbocada de la guitarra de Munky.
Round 2: Con “Need to” comenzaba el segundo asalto donde la combinación de golpes de “Coming Undone” ligado a “We will rock you” de Queen, hacían delirar a toda la gente que terminó gritando con sus manos en alto haciendo la conocida coreografía.
Round 3: La voz de Davis seguía tomando el centro del cuadrilátero con todo su poderío y facetas de expresión: susurrando por momentos, o gritando desgarradamente (a veces bordeando lo gutural).
Round 4: Korn se armó un gran equipo técnico en el rincón para este enfrentamiento, sumando a dos músicos invitados para darle más potencia aun a su música. Shane Gibson en guitarra llenó los huecos dejados por Head, tanto físicamente como por la ausencia de su guitarra fundadora. Y Zac Baird en teclados, que se fundió perfectamente con el sonido de la banda aportando clímax de tensión, misterio y agresividad.
Round 5: Los privilegiados tuvieron la suerte de ver como Davis se salía de la estrategia de combate planteada a puro hit, para presentar “Olidale” adelanto del nuevo disco  Korn III: remember who you are.
Round 6: Munky, con un antifaz dibujado sobre su cara pintada de rojo, formaba una mezcla perfecta entre Rob Zombie y el Guasón de Heath Ledger, para dar vida a “Somebody Someone, “Did My Time” y “Throw Me Away”.
Round 7: Ray Luzier y Fieldy tomaron la escena y con un mini solo cada uno en batería y bajo respectivamente, hicieron retumbar las paredes del Luna y mostraron por qué son una de las piedras fundamentales del innovador sonido de Korn surgido en los ‘90.
Round 8: El bombardeo de temas ya clásicos del género como “Blind” y “Faget” seguían acorralando contra las cuerdas a la gente, la cual respondía saltando y cantando cada estribillo.
Round 9: ¡Segundos afuera! Los integrantes del grupo dejaban el escenario, dándole una tregua al público que tuvo que aguantar la embestida de nueve asaltos de brutal Nü Metal sin fisuras.
Round 10: Con todo lo hecho hasta acá parecía que Korn trabajaría el round mansamente hasta el final, con Davis regalando la dulce melodía de su gaita. Pero todo fue una gran farsa, y con “Shoots and Ladders”, “Clown” y “Got the life” fue a buscar el K.O. Fin de la pelea que después de casi dos horas dejó como resultado sudor y metal por doquier. Era la hora de la las tarjetas del jurado…

Korn regresó a la Argentina para enfrentarse a sí mismo después del majestuoso show del 2008. Los 10.000 jueces que estuvieron presentes en el Luna Park dieron su veredicto: fue empate…y por decisión unánime.

TODAS LAS FOTOS