Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Condena de Cain

Herederos

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

15 de Abril, 2010

Herederos

La Condena de Caín presento oficialmente su segundo disco en el Roxy Live.

La perseverancia y el trabajo de hormiga parece ser lo que mejor define a La Condena de Caín. Formada definitivamente en el 2004, la banda compuesta por músicos de Puerto Madryn y de Capital Federal ha recorrido un largo camino en estos seis años, con actuaciones en todos los recintos under de Buenos Aires. El pasado jueves fue el turno de la presentación oficial de En el letargo de los pensados (2010), su segundo disco, en el Roxy Live y hacia allí nos dirigimos.

Pasadas las nueve y cuarto de la noche, el quinteto integrado por Sawa Mielnik en voz, Matías Westerkamp en guitarra, Marcelo Di Giovanni en bajo, Héctor Cantin en saxo y Daniel Jinkis en batería salió a escena con dos temas de su última producción: “Remo” y “Carne blanda”. Al escuchar los primeros acordes, la gente que todavía estaba afuera o deambulaba por el hall del Roxy se apuró a entrar y para “Tan free shop” el recinto lucía con su capacidad casi al tope.

“Freak show”, perteneciente al primer EP del grupo, continuó en la lista y el legendario Kubero Díaz fue el primer invitado de la noche. Su guitarra rockera se sumó a la potencia de “Susurro de un náufrago” y luego el quinteto se despachó con “Qué cansador es ser siempre uno mismo”, un excelente blues con aire zeppeliano. El arranque a puro saxo de “Lo inerte y lo real” emparentó a La Condena con Los Redondos, quizás la máxima influencia de la banda tanto desde el lado estético como el musical. Los riffs y las melodías de la guitarra de Matías Westerkamp son claramente de la escuela de Skay Beilinson pero la voz de Sawa Mielnik no tiene ningún parentesco con la del Indio Solari por lo que La Condena está exenta de cualquier tributo ricotero encubierto.

Sin embargo, la aparición de Sergio Dawi para encargarse del solo de saxo de “Rufián entre otros tantos” no dejó de excitar al público que por un rato sintió la magia de Patricio Rey. El funk de “Mosquito”, con su medley de temas clásicos de Deep Purple, Pink Floyd, y Zeppelin, fue de lo mejor de la noche mientras que en “Hombres de ciencia ficción” la voz invitada de Joana Gieco los acercó un poco al folk.

En el final, se sucedieron una tras otra “Peste negra”, “Sediento de amor” y “Fábula de la quimera” para que luego de un breve intermedio el show concluyera con la potencia rockera de “El oro y la pólvora”.

La Condena de Caín presentó en el Roxy Live su segundo disco con una buena combinación de bases rockeras y riffs herederos de la escuela ricotera.

TODAS LAS FOTOS