Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Richie Kotzen

Virtuosismo con estilo

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

02 de Mayo, 2010

Virtuosismo con estilo

El guitarrista actuó por quinta vez a la Argentina después de telonear en su gira por Japón a Los Rolling Stones.

Cantante, compositor, multiinstrumentista y guitar hero, adjetivos que agrupados definen a una misma persona: Richie Kotzen. Un músico estadounidense que supo formar parte de la gloriosa década de los 80’ integrando grupos como Poison y Mr Big (reemplazando y llenado los gigantescos zapatos de otro virtuoso guitarrista, como lo es Paul Gilbert). El lanzamiento de su nuevo disco “Peace sign” era la excusa perfecta para volver a Sudamérica en una gira, la cual no empezó muy bien, por la noticia del estado de salud de su ex compañero de Poison, Bret Michaels. “Esta presente en mis pensamientos y oraciones” escribía Kotzen en su blog, que a pesar de esto pudo sobreponerse y realizó un gran show en Brasil y ahora la ruta lo trajo para Argentina.

A las 21 horas y en un Teatro al 80% el trío con Kotzen a la cabeza en guitarras y voz,  Demian Arriaga en batería y Daniel Pearson bajo, dio rienda suelta a todo el hard rock con “Long way from home” y “Losing my mind”. La balada “A love divine” bajó un poco el ritmo y los decibeles para que después con “Fooled again” Colegiales se llenara de magia. Hasta el momento Kotzen había tocado todos los temas con los dedos (sin púa) con la calidez sonora que esta técnica produce, generando climax con la variación del volumen y los pedales de efecto. Pero durante el solo de esa canción el guitarrista tomó la púa y todo cambió. El virtuosismo se hizo presente con su prolija ejecución, sin que sobre ni falte una nota, algo muy difícil de conseguir, y que le da un refinado estilo.

Como tónica del show, el solista decidió no hablar mucho, sólo lo protocolar (saludo y presentación de la banda) ya que eligió otro medio para comunicarse: su guitarra Fender Signature, con la cual interpretó la intro blusera de “Bad things”. Si John Lee Hooker  viviese seguro diría “Este chico me esta plagiando, pero qué bien lo hace”. Como abogado defensor de Kotzen tenemos que decir que él llevó el blues a otro nivel, mientras terminó tocando el tema con la guitarra atrás de su cabeza.

Además de ser un gran interprete, Kotzen fue bendecido con una increíble voz, cualquier semejanza con Chris Cornell es pura coincidencia. Y esto quedó reflejado en “Peace sign” y “Paying dues” ambas composiciones de su último trabajo. En estos temas se destacó un recurso utilizado muchas veces por él, imitando la melodía de la letra con la guitarra al unísono, algo inmortalizado por Jimi Hendrix con Crosstown Traffic, una influencia directa.

Con la base formada por los músicos invitados Arriaga y Pearson, como grandes parteners para el lucimiento de Kotzen, se armó una zapada donde el ex Mr Big mostró todo sus trucos en un mix de blues, funk y hard rock, dando fin a la primera parte del show.
Cerraron la velada “Remember” y “Go faster”, esta última con final extendido, porque comparado con algunas cadenas de comida rápida que agrandaban el combo por 50 centavos, Kotzen siempre te da un solo extra y gratis.

El guitarrista dio una muestra contundente y algo corta de cómo rockear usando las notas justas sin perder virtuosismo, en un show conformado estadísticamente por un 20% de baladas, 20% de hard rock, 30% de blues y 30% de zapadas gigantescas.

TODAS LAS FOTOS