Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Catupecu Machu

Energía simétrica

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

22 de Mayo, 2010

Energía simétrica

Catupecu Machu volvió al Luna Park tras cinco años para presentar su último disco Simetría de Moebius.

En la noche del sábado, en la que parecía que la lluvia ganaba la pulseada, los Catupecu Machu llegaron al Luna para presentar casi en su totalidad Simetría de Moebius y repasar sus clásicos. Una muy buena puesta de luces y el público cubriendo la totalidad del estadio esperaban por Fernando Ruíz Díaz y compañía. A las 21.45 salieron los músicos a escena, una escena diferente a la que estamos acostumbrados: había un segundo escenario más alto, con el piso forrado con una alfombra roja, en el cual se ubicaron los cuatro integrantes, además de dos mini pasarelas de un metro en cada punta.

Los Catupecu, todos vestidos en el negro característico de la banda, comenzaron los acordes de “Confusión”, y así siguieron con el orden de su último trabajo: “Piano y RD”, “Anacrusa”, “Alter ego…grito alud”, “Juego sagrado”, “Cosas de goces”, “Víbora vientre”, “Nuevo libro” y “Simetría de Moebius”. También se destacó la versión de “Batalla”, con Roberto Pettinato de saco oscuro con la escarapela pertinente en saxofón y Javier Weintraub en el violín.

Llegó el momento de un clásico que tituló su álbum del 2002, “Cuadros dentro de cuadros”, fue cantado por Fernando Ruiz Díaz sin instrumentos, con gritos casi líricos. En medio de la canción interpretó “Persiana americana”, y recordó a su público que manden fuerzas por Gustavo Cerati. La gente respondió haciendo palmas y coreando la canción de Soda que Catupecu interpretaba a menudo cuando Zeta Bosio tocaba el bajo en suplencia de Gabriel Ruiz Díaz.

Tras un parate de cuatro minutos, el show entró en una verdadera fiesta. Primero Fernando en bajo y Javier Herrlein en la batería hicieron “Tangoide”, para iniciar luego una seguidilla con “Oxido en el aire”, “Acaba al fin”, “Origen extremo”, “Viaje del miedo”, “Entero o a pedazos” y dos temas con el público saltando y aplaudiendo a full: “Plan B: anhelo de satisfacción” y “Magia veneno”, el hit que los terminó de coronar en las radios.

Pasó también “Hechizo”, y con “Dale!” se vivió el momento más emotivo de la noche, cuando Fernando contó que en la casa de su madre estaba Gaby, le apretó las manos y le anticipó la dedicatoria en la enérgica canción, extendida también a Cerati. Después de “A veces vuelvo”, fue el turno de, en palabras de Fernando, “el tema que hizo volver al hombre a la luna en 2010”, es decir, “Y lo que quiero es que pises sin el suelo”.

La banda salió de escena y el cantante aprovechó para agradecer y contar historias de la grabación del último trabajo, en una especie de retiro en el que empezaron a surgir cosas, la buena onda en la banda y la energía de siempre de los shows que le llegan a su hermano. Todo esto sirvió de prólogo para “Abstracto”, el último tema de “Simetría de Moebius” que cuenta el ida y vuelta del campo a la ciudad, con el que agradecieron y cerraron una noche en la que la música volvió a hacer vibrar el Luna Park.

Entre la energía a la que nos tiene acostumbrados y momentos más calmos y emotivos, Catupecu Machu dio un muy buen show de presentación de su última placa.

TXT: Pablo Rios

TODAS LAS FOTOS