Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Claudio "Tano" Marciello

La Sinfonica Del Italiano

Cronista: Gentileza: Gaston Magallanes | Fotos: Beto Landoni

02 de Julio, 2005

La Sinfonica Del Italiano

La criatura se hace cada día más grande. Y las cuerdas comienzan su deleite de magia para todos los presentes. Claudio Marciello tocó el viernes 1° en La Trastienda presentando su segundo trabajo discográfico De Pie. Mientras la guitarra

Aunque nos Pese el Infierno fue la piedra angular de un show lleno de sutilezas y arremetidas de rock and roll. Detrás del maestro se alineó Bin Valencia en batería, Beto Ceriotti en bajo y Fernando di Marco en guitarra rítmica. Desde temprano la gente copó el pasaje cultural San Telmo para vivar por el Tano y Almafuerte.

La noche mostró a un Marciello emocionadísimo con el público. Además, hubo un dialogo constante presentando y explicando los temas. Un ida y vuelta genial. Hasta se dio el gusto de hablar en italiano con un fans.

No faltó el recordatorio a uno de los grandes del instrumento de cuerdas cómo fue Pappo. En un agradecimiento a varias personas, en el momento en que nombró al Carpo la gente comenzó a cantar y cantar por el padre del blues local. Así fue que se salió del orden de la lista (algo inusual en los músicos) e interpretó aquel viejo, pero eterno, tema de Pappo´s Blues Volumen 2 “Solitario Juan” .

Casi dos horas y más de 25 temas interpretó el guitarrista de Almafuerte a puro solo de viola. Recordó, cómo muestra la imagen de Adelante en su segundo trabajo, su paso por Misiones y el andar por dónde los turistas no van. La foto de él tocando la criolla con varios chicos guaraníes hizo de esa interpretación uno de los momentos más emotivos. Querido Padre, Para todos Mis Compañeros, Salto de Oberá o Adios Yoli hizo, solamente, que “cantara la viola”.

Bin Valencia marcó su sello a pura potencia en Ceibo o en Insoportable en dónde se lució con un solo de batería tremendo. No faltó la mención a varios de sus colegas que le dieron una mano para seguir adelante como León Gieco, Rubén Patagonia, Ricardo Iorio o el que lo aconsejó “cuando salió de un coma”, Ricardo Mollo. El violero de Divididos andaba por el local, pero por razones de tiempo no se puedo quedar, algo que hubiese sido inigualable.

Claudio Marciello demostró que es un de los mejores guitarristas de la Argentina. Además, de un buen compositor. Pero para demostrar que es un grande de verdad solo basta recordar que tuvo la nobleza de frenar a su público cuándo cantaba en contra de Walter Giardino, el líder de Rata Blanca y otro guitarrista de primer nivel.
TODAS LAS FOTOS