Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Dios Los Cria

Dios Los Cría... y La Trastienda los junta

Cronista: Gentileza: Guillermo Lopez | Fotos: Beto Landoni

20 de Julio, 2005

Dios Los Cría... y La Trastienda los junta

Dios Los Cría llegó a La Trastienda para tocar adelantos de su próximo disco y, por qué no, de su viejo repertorio. Con un sonido rockero con toques brit los marplatenses dejaron boquiabiertos a los presentes.

Dios los cría se presentó el jueves a la noche en La Trastienda para tocar temas de su próximo disco, que vera la luz a fin de año, y de sus anteriores trabajos. La banda marplatense dejó más que satisfechos a los fanáticos que dieron el presente.

Mientras algunos improvisaban una linterna con la luz de sus celulares para sacar sus cámaras digitales o simplemente para escribir (quien les escribe, por ejemplo), Dios los cría, con Pato Duhalde a la cabeza, salió al escenario acompañada por una gran estela de humo (artificial, claro) y dieron comienzo con unas impecables proyecciones psicodélicas y una increíble ambientación, ayudada por un excelente juego de luces (¡aplausos para el iluminador!).

El único que odió las luces, por el calor que emanaban, fue el sudoroso Pato que varias veces debió ser asistido por un ayudante que lo secó con una toalla. A pesar de eso, nunca se sacó la campera de cuero, ¿cuestión de estética quizás?.

El tan ansiado y esperado nuevo material de DLC llegó de la mano de Es esto lo que necesitas: un tema pegadizo encabezado por una interesante línea de bajo y seguido por un suave arpegio de guitarra. Una pieza ideal para evitar que un viaje en colectivo o tren se haga aburrido y tedioso. Manos atrás a lo Liam Gallagher (de Oasis), Pato entonó la letra de Subimos al cielo, otro de los adelantos del próximo trabajo que promete salir a fin de año.

Sorpresivamente la banda abandonó el escenario para dejar solo a Pato quien tomó el micrófono y entonó una apasionante balada donde se destaca la claridad de su voz -que de a ratos se asemeja a la de Chizzo de La Renga, aunque menos agresiva- y donde es inevitable no dejarse llevar por la lírica que parece fluir sobre la base de violines y bajo.

Se acercaba el final y Pato quiso transmitir toda su energía al público preguntándoles: “A ver.. ¿A qué vinieron?”. Esa pregunta bastó para que cada uno de los fan salte y acompañe cantando, como si fuera propio, uno de los últimos temas de la noche.

Para hacerse rogar un poquito más, la banda simuló el cierre del show. Y toda La Trastienda se vio envuelta en un solo cántico de claro origen fútbolero: ¡oh Dios los cría, es un sentimiento, no puedo parar!. La hinchada, perdón... el público, pedía tan solo un poco más. Y lo consiguieron. Dios los cría salió de nuevo a la cancha para hacer dos temas más.

Y así terminó la noche. Se cerró definitivamente el telón guardando a una banda que, quizás no se despega demasiado de sus influencias, pero que propone un sonido rockero con delicados y calculados arreglos de guitarras; con una lírica, made in Pato, madura y, a veces, romanticona (y bueno, es un hombre felizmente casado).

TODAS LAS FOTOS