Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Dancing Mood

Grooving high

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

27 de Agosto, 2010

Grooving high

Sonido horrible, malos músicos, temas feos, ningún invitado, rock cuadrado al palo, público ortiva y un show corto. Todo eso y mucho más pasó en…Ah no, ¡Olvídense de todo eso! Dancing Mood repasó sus diez años de vida en un recital de cuatro horas de ska, reggae y algo de jazz, en un Gran Rex lleno, en el que no faltaron los mil y un condimentos que hacen a una buena noche de música.

Entre la espera de la tormenta de Santa Rosa, un día de relativo calor para ser invierno, y el show de Dancing Mood, el viernes era definitivamente un día especial. La banda citó a su público a las 21:30 en el Gran Rex (sí, también la casa de los Casi Ángeles) para un show donde privaron los buenos gustos musicales, los grandes músicos y también incluyó un invitado de lujo: Rico Rodríguez, el legendario trombonista jamaiquino de 76 años, con el que la banda se dio el gusto de compartir la noche. Si hay un culpable de todo esto, es Hugo Lobo, trompetista y arreglista de la banda. ¡Apúntenle a él!

Un poco antes de las diez de la noche, y con un teatro lleno, la orquesta de quince músicos salió al escenario con “Dandimite!” y luego siguió “On the sunny side of the street”, en la cual se resaltó una de las constantes que acompañaría al público durante toda la velada: ¡Rubén Mederson! Uno de los dos grandes saxofonistas que tiene la banda, que se encargó de emocionar y de robar los aplausos de toda la audiencia con sus solos.

Para el cuarto tema, la banda invitó a Pablo Molina, y a la orquesta deluxe, lo que dio la sensación de estar en el Teatro Colón viendo a una orquesta sinfónica, pero de Ska. Con Pablo hicieron “You make me feel brand new” y “Suzzie Wong”.  

Uno de los grandes momentos de la noche, fue cuando la banda invitó a Pablo Lescano acompañado de su banda, Damas Gratis, para hacer” Take Five”, en versión cumbia, a lo que todo el público del Gran Rex, entre ellos gente joven y mucha gente mayor, respondió bailando al ritmo que imponía Pablito Lescano.

Para hacer “For the love of you”, subieron al escenario Felipe Herrera y el Coro Gospel de Argentina, formado por siete tremendas voces, pero entre ellas resaltaba la que hizo el papel de cantante solista en algunos tramos de la noche, Natalia Welbey.

“Esta noche la verdad es una fiesta, y en una fiesta uno invita a los amigos ¿no?” dijo, Hugo Lobo, antes de darle paso a Valentino, ex guitarrista de Willy Crook & The Funky Torinos, para hacer “The chicken”, del gran Jaco Pastorius. Luego llegó el virtuosismo de Maikel de Kapanga para “Skafrika”.

¿Quién sería Rico Rodríguez? Ese misterio se develó cuando el jamaiquino apareció para hacer “We want peace”, luego “Easter Island” (junto a Flavio Cianciarulo), “Oh Carolina” y “Come on girl”. Después de promediadas las dos horas de show, le tocó el turno a Deborah Dixon para hacer el cover de Whitney Houston, “Didn’t we almost have it all y I’ll be there”.

Claro, con tanto músico en escena, tanto sonido, cómo no iba a pasar… ¡saltó la térmica del Gran Rex! Hugo Lobo ironizó: “¿Esto no pasaba cuando cantaba Sandro o Cacho Castaña no?”. Luego subió Américo Belloto para hacer “Afternoon in Paris”, y siguieron con “Confucious”. Otro de los grandes invitados de la noche fue Vicentico, que acompañó con su peculiar y reconocible tono de voz en el clásico de Creedence, “Have you ever seen the rain?” y “Do nothing”. Hacia el final del show, la banda hizo “Police Woman”, de The Skatalites, junto a una gran banda de folklore que deleitó al público durante el interludio, acompañados de un grupo de ballet.

Dancing Mood festejó sus diez años en otro notable show en el Gran Rex, con grandes invitados y un amplio repertorio por la música negra. Ah, y un aplauso para el sonidista que se las ingenió para hacer sonar así a la banda durante las cuatro horas.

TXT: Francisco Anselmi

TODAS LAS FOTOS