Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El "Negro" Garcia Lopez

De Floresta con amor

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

10 de Septiembre, 2010

De Floresta con amor

Les voy a contar un chiste… ¿Qué es un negro y un Wah Wah? Seguramente dirán Hendrix…Pero no, es el Negro García López que se presentó junto a sus rulos y su banda el viernes 10 de septiembre en el Roxy Live Bar.

Siempre que llovió…llegó el Negro García López decía el refrán, ¿no? El viernes después de que pasó la lluvia que casi desterró a Buenos Aires del mapa, Niceto Vega se vistió de rock y blues pesado para que el trío repase los tres discos que el Negro tiene en su haber: Da Cruz (1992), Números rojos (2006) y Esta vez invita el negro (2010)

A eso de las diez de la noche, el guitarrista oriundo de Floresta se subió al escenario acompañado de su melena a lo Mona Jiménez y cargado con su SG se despachó en un solo para calentar al público antes de hacer la pesada “Sueños” seguida del blues bien clásico “Nada de nada”. “Disculpen pero con la afinación les cobramos igual la entrada, ¿no? Ja ja”, dijo el guitarrista ofreciendo disculpas por las constantes afinaciones que debió hacer entre los descansos de los primeros temas.

El primer invitado de la velada fue Willy Quiroga, uno de los compositores del primer disco conceptual argentino: La biblia (1972) y bajista de Vox Dei, para hacer con su impecable voz la viajera “Indios”.

Uno de los momentos que derrochó actitud sobre las tablas fue cuando el inquieto Piti Fernández, cantante de Las Pastillas del Abuelo, se subió al escenario para interpretar “Siempre”, del último disco del Negro. “¿Sabes hace cuánto que no veo a alguien prenderse fuego así?”, tiró Fernández elogiando al guitarrista de la Les Paul dorada. Así, el negro tocó ese riff wahwoso tan a lo Voodoo Child para darle comienzo a un funk rabioso como el de uno de sus principales influencias, James Marshall Hendrix. Antes de que lleguen los bises, el Negro le dedicó “Llegará la Paz” a su ídolo, Norberto Napolitano,  del segundo disco de Pappo’s Blues.

Cuando la banda volvió al escenario, el Negro dijo: “Tenemos todavía 25 minutos más, así que vamos a tocar una sola canción” en un tono medio jocoso para luego invitar a Willy Quiroga junto a Carlos Gardellini, actual guitarrista de Vox Dei, para hacer “Azúcar amarga”, una de las primeras canciones que Quiroga compuso allá por los ‘70. Luego subió Jorge Rossi para hacer “Sólo por hoy” pero sin el paranoico de Juanse, para darle pie a la entrada de una versión joven del negro: entró en escena su hijo, Carlos Emanuel López junto a su Stratocaster negra para hacer “Sueños”.

Para el gran final, la banda ejecutó un hermoso homenaje al creador de la guitarra eléctrica actual: “Little Wing” (Axis: Bold as love, 1967), una versión instrumental de la canción con la que Hendrix supo imponer ese estilo tan particular que tan pocos pudieron imitar en todo este tiempo.

Así terminó el buen show del Negro García López en el Roxy Live. Rodeado de amigos, el guitarrista recorrió su material solista y regaló algunas joyas del rock nacional.

TXT: Francisco Anselmi

TODAS LAS FOTOS