Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Memphis

Un Desfile Incesante De Recuerdos...

Cronista: Gentileza: Gaby Salomone | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

22 de Julio, 2005

Un Desfile Incesante De Recuerdos...

Una verdadera “sopa de letras” (que todos tararearon) fue la noche que brindó Memphis La Blusera en La Trastienda. La banda de Adrián Otero destiló todo su ritmo en un recorrido por los clásicos de su repertorio.

“Gracias”, se escuchó en medio de la oscuridad y el inconfundible tono de Adrián Otero se perdió detrás de los primeros acordes de “Blues de Rosario” . Desde la penumbra Fortuna y Villanueva en vientos, Marcelo Mura en los parches, Pipa en teclados y el Ruso en el bajo se presentaron uno a uno con la sola intervención de sus instrumentos y todo fue un desfile de “solos”. Frente a ellos: una sala abarrotada de gente que apenas lograba contener el cuerpo en las sillas, para los que estaban de pie, menear las caderas fue más sencillo.

De ahí en más, todo fue un “desfile incesante de recuerdos” plasmados en hits, “Sopa de Letras” fue la segunda en agitar al público, La Trastienda era un verdadero hervidero de fanáticos amontonados en un clima netamente antagónico al frío casi polar que hacía puertas afuera.

Con esa temperatura y (pese a que no hay precisiones científicas que lo acrediten), se calcula que Otero ya venía sudando desde que saludó con un “Gracias” en el preludio del show. Sin embargo, eso no detuvo al corpulento blusero, (que resistió toda la noche de saco y corbata el veranito que se vivía ahí ) para detonar las carcajadas del público con espontáneos arranques de verborragia donde hasta se animó a improvisar personajes (como un pastor evangelista) y bailar “pegadito” con uno de los ayudantes de la banda.

Sin duda, el clima distendido pero no menos movido sobre el escenario se expandió entre la gente al compás de “Montón de nada” , “Angelitos culones” , “Perro llorón” , “Mataderos Blues” , “El blues de las 6 y 30” entre otros emblemáticos de la banda de Mataderos.

Pero fue con “Moscato, pizza y fainá” que todas las voces se alzaron en la sala para luego dar lugar a “Rodar o morir” otro clásico que plasma dos rasgos cotidianos de Memphis. Lo riesgoso de las giras en micro, y la cantidad de kilómetros que marcó el velocímetro en el cuarto de siglo que llevan de carrera, resultado de unos 2500 shows en todo el país y 12 discos.

Pero Memphis no detiene su marcha; entre las giras por el interior y el breve parate por capital, mientras, preparan uno nuevo disco que saldría a fin de año “¿Ustedes saben el nombre?... nosotros tampoco” dijo Otero al promediar el show y agregó irónicamente “Quizás se llame “Aguante el hígado o El Gato está por llegar” .

Sinceramente no se puede agregar nada nuevo, estamos hablando de una de las bandas más populares y perdurables del rock nacional. Su vigencia se plasmó a Trastienda llena y siguen demostrando que tienen resto para rato.
TODAS LAS FOTOS