Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Brancaleone

Rock con cuero en Palermo

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

11 de Septiembre, 2010

Rock con cuero en Palermo

Los que compraron el disco en la puerta, notaron que todavía estaba calentito. Los Brancaleone tomaron el Roxy Live y lo hicieron latir con su nuevo disco Todos los cueros, la misma canción. Un grito de sangre y corazón.

La armada Brancaleone asaltó el escenario pasadas las 21, a todo trapo con guitarra violenta y charango motivador. Luego de una introducción  con imágenes proyectadas en una pantalla sobre el costado del escenario, “Hablan las balas” y “Cazón” fueron los elegidos para el arranque, seguidas por “Corazón”, primer videoclip de la banda, que pertenece al ya lejano disco Imposible (2008). Lejano porque en los últimos dos años ya han editado dos placas más, Convida y Todos los cueros, la misma canción, recién sacado del horno. Por eso, fue el momento para el primer tema nuevo de la noche, “Parque Chas”.

Un grupo de arlequines blancos y azules tomó el centro del agite y con los papelitos potenciaron el clima festivo propio de peña rockera y popular que se respiraba en el lugar. Con “Zaino arisco” y “Biorsi”, los dedos afilados del violero Juan Argain marcaron el camino hacia “Pelota”, una canción que no dejó a nadie quieto, y con murga incluida en el final todos se animaron a bailar.

La intensidad del sonido eléctrico no tuvo momentos de descanso, la segunda parte del show empezó con “Danza matanza” y “El pibe remera”, donde el pelado Martín Dufou levantó la voz de los principios que para ellos tienen verdadero valor. Un invitado de lujo se subió a tocar la caja. Jorge Araujo, ex batería de Divididos se acercó a compartir y darle brillo a una chacarera a puro baile, que dio el pie para un momento cargado de sentimiento, el tema dedicado un bar donde los músicos han pasado muchas noches “entre metegoles y fernet”, en la ciudad bonaerense de 9 de Julio. El bajo de seis cuerdas acompañó a la voz, que hizo piantar un lagrimón a más de uno que se haya venido desde ese lugar. El agradecimiento para todos los que se acercaron de distintos puntos del país hizo notar que Brancaleone es la unión de las raíces terrenales de nuestra música con la potencia del rock porteño. Canciones de fogón con intensa inyección de distorsión.

La armónica de Gonzalo Gutiérrez metió clima para las presentaciones que siguieron. “Se escuchan endemoniadamente perfecto”, agradeció el Pelado para continuar con “Margarita” y “Ascensores” para que el incansable batero José Giorgi se luzca desde el fondo. Una versión rocanrolera de “Vida delivery” alcanzó la veintena de temas con la que el show comenzaba a terminarse.

“No vamos a hacer la boludez de irnos y volver, nosotros hacemos todo de una” anunció Martín y pidió un peine para interpretar “Torito” y que todos se pongan a saltar. La última presentación fue “Volveré”, siguiendo con la impronta festiva y rockera popular.

Y no faltaba mucho para que todo se descontrole, se podía percibir en los vientos que sobre el final se sumaron para que terminar bien arriba la velada. “Vittoria y Milonga” con varios micrófonos entre el público y veinte personas arriba del escenario confirmaron que el Roxy estaba realmente tomado y  pusieron el gancho de una noche soñada para toda la armada Brancaleone.

La verdad no se puede parar, la frase adorna las paredes y ese es el mensaje que Brancaleone quiere dar. La verdad de la raíz cultural y la guitarra mortal.

TXT: Gonzalo Rebollo

TODAS LAS FOTOS