Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Pelotas

Desde las pelotas hasta las pelotas

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

11 de Septiembre, 2010

Desde las pelotas hasta las pelotas

La banda de Germán Daffunchio se presentó por primera vez en el Luna Park y entre los temas de su última placa Despierta y los clásicos de siempre grabaron su proximo DVD

A las 21 30 del sábado un Luna Park lleno esperaba por Las Pelotas. Las luces se apagaron y todo ese escenario blanco empieza a pintarse de tenues luces azules, para la llegada de la banda y sin mediar palabra con el público ya suenan los acordes de “La semilla”. "¿Qué podes dar?” nos preguntan después, con un impecable sonido y muestra que los años pasan pero nos dejan experiencia.

"Saben", con un Germán Daffunchio eléctrico dio lugar a “Basta” y después de “Orugas”, presentaron al primer invitado de la noche, el de la voz particular y la energía mística: Fernando Ruiz Díaz cantó “Si quisiste ver”, como en el disco y  así cerraron el primer set de la noche.

Los pasajeros de la noche ya estaban en el Luna Park, el primer Luna Park de Las Pelotas y la lista seguía con “Personalmente”, acompañada de palmas de parte de un público que esperaba los clásicos y el pogo, pero estos se hacían desear porque sonaba “Nunca te jugaste”, un tema con acordes suaves así como “La brisa”. Llegó “Donde se esconden” y el segundo invitado de la noche: “tengo el agrado de presentar a un pelotero que nunca se fue, un amigo del alma, excelente compañero de copas” Así fue presentado Gillespi, quien puso su trompeta para "Si supieras".

“Una tregua” abrió otro set, al que le siguió “Transparente” con mucha paz tanto arriba como debajo del escenario, el constante canto de la gente y la vuelta de Gillespi para deleitarnos con "Que estés sonriendo", en la que contaron también con Tavo Kupinski, ex Los Piojos, quien hace ya un tiempo los acompaña en los shows sumando una tercera guitarra.

Germán cambió la viola para una versión tranquila de "Cuando podrás amar", que desató el canto de la gente antes del pogo más grande de la noche: el de "Bombachitas rosas". Después sólo quedaron en el escenario Gabriela Martínez y Sebastián Schachtel para interpretar “Menos mal”, muy aplaudida y con la fuerza de Gabriela, quien como si fuese una leona se paro frente al público y rugió esa emotiva canción.

“Se lo dedicamos al Bocha que lo mira desde el cielo” cantaba el público antes que Germán interprete “Más que un deseo" sentado en el piso y cantando en un tono suave. La siguiente también iba a ser en un tono bajo, “Sombras”, con un acordeón sobre el escenario. Y para terminar de meterle emotividad a la primera luna pelotera, llegó “Destellos”, ese tema que habla de despertar.

La ola de clásicos arrancó con “Será” y “Corderos en la noche”, y Gabriela empezó un feliz cumpleaños en clave reggae para Daffunchio. Germán, casi escondido atrás de la batería, sonrojado, dijo que en realidad el 11 de septiembre fue el nacimiento de Sarmiento, pero a nadie le interesaba porque sonaba "Capitán América", como siempre con el silbido final para el himno estadounidense.

“Se van a cumplir cuatro años de la desaparición de Julio López: ¿a quien le importa?” reflexionó el cantante antes de “Desaparecido”. Siguiendo con las letras combativas y el pogo en su máximo esplendor llegó “Esperando el milagro”. La explosión del público se volvió a producir con los acordes de “Sin hilo”. Germán hizo el pregunta de respuesta obvia (“¿Quieren más?”) y la banda nos tiró por la cabeza “Shine”, en su nuevo formato punk, con ciertos guiños a Sumo. Para cerrar el set, bajaron unos cuantos decibeles con “Sueños de mendigos”.

Y si de Sumo se trataba, llegó el tercer y último invitado de la noche, el tan querido y tan odiado por todos Roberto Pettinato para interpretar una versión en español de “Perdedores hermosos”, tema solista de Luca y según Germán un sueño cumplido. Una luz blanca iluminó el escenario, y con Petti todavía en el saxo sonó “Cinco magníficos”. La explosión del público se produjo cuando los acordes de “Hawaii” se apoderaron de Buenos Aires mientras que “Escaleras” fue una intro para invitar a Fernando Ruiz Diaz, Gillespi y Pettinato para hacer honor al Sumo más Sumo, al ojo que según Pettinato una vez Sokol le regaló a Luca y en un estado de inconsciencia decía que ese ojo blindado lo miraba mal.

Con toda la fuerza de “El ojo blindado” Las Pelotas cerraron una noche emotiva en el Luna Park. La banda y el público disfrutaron a pleno del show y fueron el condimento perfecto para una noche de fiesta que se verá reflejada en un DVD.

TXT: Pablo Rios

TODAS LAS FOTOS