Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Incubus

Monumentos y melodías

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

05 de Octubre, 2010

Monumentos y melodías

La banda liderada por Brandon Boyd se presentó en Buenos Aires y repasó toda su carrera ante un Luna Park repleto.

En los años 90 tanto el rock como el metal, sufrieron un cambio repentino en su estructura y en su formato. Con la aparición de bandas como Limp Bizkit y Linkin Park, se les hizo un lugar en ambos géneros a los DJ's, que dejaron de estar solamente identificados con el Hip-Hop y que recibieron esta invitación con los brazos abiertos. Pero dentro de esta nueva camada surgió una banda en California,  que se diferenciaría del resto, por su mezcla experimental de estilos (funk-metal-rock)...era Incubus. Que después de una ayudita de Korn, quien los llevó de gira junto con ellos, apoyados sobre su gran disco S.C.I.E.N.C.E, lograron por motus propio conquistar el mundo. Así  desembarcaban por segunda vez en Argentina para presentar su disco recopilatorio "Monuments and Melodies".

A las 21:30 la tensión por la media hora de atraso, se sentían en el aire  y la gente impaciente pedía a gritos por sus ídolos. En ese clima Brandon Boyd en voz , Michael Einziger  en guitarra, José Pasillas  en batería, Ben Kenney en bajo y DJ Chris Kilmore en teclados/bandejas, aparecieron para traer la calma, la cual solo duraría hasta que el riff de "Circles" levantara a la gente un metro del piso. Los acordes envolventes de "Anna Molly" y "Nowhere fast" del disco Make yourself mantenían a la gente bien al palo. Mientras que "Nice to know you" reflejaba ese estilo tan característico de Incubus, versos tranquilos y estribillos demoledores coreados por todo el Luna.

Está claro que Boyd es la cara visible de Incubus, que conoce el escenario y lo maneja con una serenidad asombrosa. Despliega en cada show el repertorio de sus cuerdas vocales,  mostrando todos los recursos que tiene: ya sea rapeando e hilando palabras a la velocidad de la luz como en "Pardon me", forzando sus agudos o pudriendo la voz en algún estribillo. Pero obviamente no está solo. José Pasillas detrás de los parches junto al bajo de Kenney forman una dupla que le aporta el groove y la  libertad a Boyd, para que pueda  lucirse. Kilmore desde su bandeja rellena los huecos y aporta arreglos fundamentales para el sonido de la banda . Y Einziger dice todo a través de su guitarra, ya que parece inexpresivo y compenetrado cuando toca,  y solo se inquietó cuando la gente trató de hacer caber el "Ole ole ole incubus".

EL doblete "Drive" y "Love hurts" amortiguó la velocidad y potencial del principio, para desembocar en la polémica "Megalomaniac", cuestionada por su letra donde remarca "Tu no eres Jesús y tampoco el maldito Elvis", y que obviamente fue cuestionada, como toda canción que roza algún tema religioso. El repaso de sus grandes éxitos continuó con  "Wish you were here" y cerró la primera parte con el sonido oriental y pacífico de "Aqueous Transmission".

El cierre estuvo a cargo de "Just a Phase", pero antes del final se produjeron dos rarezas: primero que la banda decidió presentar un tema nuevo (Surface To Air") en medio de los bises y segundo que en toda la noche brillaron por su ausencia temas de su disco S.C.I.E.N.C.E. El broche de oro  de la noche lo puso  el tema "Have you ever" con su guitarra entrecortada y el delirio de la gente

Incubus retornó a Argentina por segunda vez demostrando que sus fans le siguen siendo incondicionales y que el rumbo que tomaron para distanciarse del resto de las bandas del género... fue el correcto.

TODAS LAS FOTOS