Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Rush

Hombres Trabajadores

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

15 de Octubre, 2010

Hombres Trabajadores

El trío de rock progresivo visitó por primera vez la Argentina en el marco del Time Machine Tour, y en casi tres horas, repasó su obra, tocó íntegramente su disco "Moving pictures" y adelantó temas de su próximo lanzamiento.

Es cierto, si vemos la lista de artistas que Canadá supo posicionar en el mainstream (Shania Twain, Alanis Morissette, Nelly Furtado, Bryan Adams, Avril Lavigne) no podemos etiquetarlo como un país rockero. Pero siempre hay una excepción a la regla, y en este caso la excepción es Rush; que después de ganarse el mote de "Los Led Zeppelin canadienses", le mostraron al mundo otra forma de hacer música con tres bases fundacionales: letras fundadas en ficción, álbumes conceptuales y virtuosismo instrumental. Esa fórmula los llevó a quedar terceros detrás de Los Beatles y Los Rolling Stones en certificaciones de oro o platino consecutivas, y a influenciar a cientos de músicos. Después de 36 años de espera y de tener que mirar de reojo a la banda tocando en Río de Janeiro, tan cerca y tan lejos a la vez, el sueño de los amantes del género se hizo realidad.

A las 20:40 la atenta mirada de 15.000 personas se enfocaba en la pantalla gigante, que proyectaba un bizarro video que mostraba a Geddy Lee como cocinero, a Alex Lifeson como un tipo obeso y Neil Peart como policía, jugando con una maquina del tiempo. Al ser activada, los años pasaron rápidamente de 1973 a 2010, la proyección se fundió con la realidad y Lifeson le dio vida a la intro de "The Spirit Of Radio". "Presto" y su sonido acústico resonaba en todo GEBA, mientras que en contrapartida  "Stick It Out" entregaba su riff lleno de oscuridad.

Llegaba el momento de "Leave that thing alone", el primer instrumental de la noche, donde la banda se desenvuelve y hasta muestra las distintas personalidades. Peart se hermetiza en sus auriculares, se mete de lleno en el tempo y en sus arreglos, Lee recorre el bajo de punta a punta, y Lifeson regala acordes llenos de delay.

La gira 2010 no solo sirvió para meter a sus fanáticos en una cápsula y hacerlos viajar por la extensa discografía del grupo, sino también para presentar material de su próximo álbum Clockowrk Angel, de ahí se extrae el poderoso "BU2B". La festejada "Freewill" y "Subdivision" con su característico teclado, que fue repudiado por los fans más ortodoxos allá por la década del 80, terminaban con el  primer  set.

La segunda parte del show comenzó con la reproducción total del disco "Moving Pictures" de 1981 acompañado por el imponente combo audiovisual que ofrece Rush: pirotecnia, luces y videos minuciosamente coordinados con las letras. El poderoso "Tom Sawyer", la hitera "Red Barchetta" y el enigmático e instrumental "YYZ" puso al rojo vivo al público, con elevado promedio de edad que fue a ver al trío. El repaso del LP dejaba perlitas como el hard rock melódico de "Limelight" y la primera vez que la canción "The camera eye" era interpretada en vivo.

La voz de Lee, con sus inalcanzables agudos, presentó "Caravan", otra muestra del nuevo material que se viene, para luego entregar el escenario a Peart, a quien la soledad no le sentó mal y durante nueve minutos apoyado en sus dos baterías, la convencional y la electrónica, demostró con sus infinitos cortes y redobles como un solo percusivo también puede ser musical y dejó a la vista que eso no implica solamente golpear parches a la velocidad de la luz. Al final sobre una pista de Big Band, Peart demostró toda la técnica y el swing adquirido después de las clases con el jazzero Freddie Gruber y recibió la merecida ovación.

La cálida "Closer to the heart", las dos primeras partes de la suite "2112" (“Overture - The temples of Syrinx" y "Far cry") cerraron el setlist, pero aún había mas. En los bises el virtuosismo sobre la guitarra de Lifeson quedó inmortalizado en "La Villa Strangiato" y "Working Man" terminó de configurar una noche especial.

Rush aterrizó por primera vez en la Argentina, hizo viajar a 15.000 personas hacia los años 70 y los trajo de vuelta al 2010, con un show imponente, acorde a una banda de culto como son los canadienses.

TODAS LAS FOTOS