Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pepsi Music

No es sólo humo

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

16 de Octubre, 2010

No es sólo humo

El sol calentó la tierra en Buenos Aires y el reggae le dio ese ritmo único al día 4 del Pepsi Music 2010.

La larga fila para el ingreso no avanzaba y Leónchalón ya le ponía calor al Escenario Pepsi, el principal, y la primera canción del día fue “Resiste“, le siguieron “Rudeboy“, la clásica “Princess queen“, una canción del primer demo de la banda, “La primera piedra“, “Grial” y como en todos sus cierres, “Tafari”.

La banda de Ituzaingó dejó el escenario caliente para que Mensajeros Reggae abriera el escenario dos. A las 16.35, totalmente puntual, abrieron con un instrumental que engancharon con “Así”. “Cosas mínimas”, “Importante”, “Pelea”, “Náufrago”, “Si vas a dejarme” y “Revolución” fueron algunas de las canciones que regaló Mensajeros.

Kameleba era la segunda banda del escenario Pepsi, y unos acordes dejaban una incertidumbre, hasta que apareció la voz de Darío para entonar “Yes my lord”, a la que le pegaron “Maldita Herencia”, y “Sensitiva esencia”, los tres de su último disco Vibra sound. “Nosotros tenemos un padrino que nos trajo acá, que es un amigo y se los quiero presentar”, dijo Darío antes que subiera Nestor Ramljak. Y luego de “Espejo”, la voz de Nonpa devolvió: “el león del interior presente, Kameleba presente” para la ovación del público para los de San Luis. “Con vos” trajo un poco de reggae romántico, mientras que para el cierre subió Goy Ogalde, flamante ex Karamelo Santo y productor del disco Sueño que va, para hacer “Semilla”.

Riddim continuó el desfile de bandas en el escenario dos: “hola, buenos días”, saludó Pety mientras sonaba “Vultures“, al que le pegaron “Lejos de aquí” antes del conocido “No me den basura“. El último corte de difusión, “Donde brilla el sol”, le cayó justo a la tarde, y luego dedicaron “En tus manos” a todas las madres, en la previa de su día. “A ver como baila el reggae, la gente ahí”, señaló el cantante a la gente mientras nos deleitaban con “Donde estabas” enganchado con “Legalize it” de Peter Tosh. Después de “Tu amor” se despidieron con “Hey bredda”. Mientras tanto, en el escenario tres se presentaba Contravos, con canciones  como “Cotidiano” y “Buscando la paz”.

En el escenario principal, Gondwana arrancó su set con “Jah children”, y siguieron con “Antonia”, “Dulce amor”, “Armonía de amor” y “Sentimiento original”, todos enganchados como si se tratase de una sola canción. “Hola Buenos Aires”, saludó el cantante Maxi, mientras sonaban los primeros acordes de “Ignorancia“. Una de las canciones históricas, “Changa langa“, también fue enganchada, esta vez con “Reggae is commng”  y “Verde, amarillo y rojo“, mientras que en el campo de desplegaba una bandera de esos colores con el león de Zion en el centro.

Una versión más suave de los que nos tienen acostumbrados de “Nuestros sueños” sonó junto a “Mi princesa” y “Felicidad”, en un set para enamorarse. Los chilenos no se podían ir sin el clásico “Aire de Jah”, pegado a “K-in” y terminaron cantando yo no quiero ir a la “Guerra”.
 
En el escenario dos era la hora de Dancing Mood. La banda de Hugo Lobo llegó para darle saltos y ska a la tarde, y con Deborah Dixon como invitada en el primer tema, y  cuando la Dixon dejó las tablas, Hugo protestó contra la policía que no lo quería dejarlo entrar. En la versión de “Latin goes ska” se colaron los acordes de Los Picapiedras, pero el tiempo quedó demasiado corto para el show de Dancing y con un trencito que se dispersó por el campo siguiendo una bandera culminó el show de una banda siempre rendidora.

En el escenario tres, Aztecas Tupro nos regalaba más que nada “Dibujos”, esa canción que dice “no hay forma pero hay manera”, y nos dejaba la leyenda de que Aztecas Tupro es un sueño de ruta y de indecencia: así como el reggae 

Ya eran las 19.00 cuando Dread Mar I abrió su show con “Guide light” y “Gueto”. “¿Cómo esta esa gente hoy?”, preguntó el cantante antes de interpretar “De lejos”. En una sola pieza engancharon “No convencerán”  y “Vos y tu maldad”. “Con la banda nunca imaginamos tanto” dijo Mariano, y ya sonaba “Castigo“, y la gente bailó y coreó ese tema como todos los otros del set: “Más allá de tus ojos”, el espiritual “My lord” y “Moisés”.

La tan escuchada “Sálvame” vino con dedicatoria para el emblemático conductor Mario Pergolini (“disfrutála, ahí te va”). Después de “Sola y triste”, y “Donde estés” llegó ese tema que por momentos se mezcla con la cumbia: “Tu sin mi”. El cierre llegó con “Aunque digan”, “No corras” y “Promesas”. Dread Mar I saludó a su público y dio paso a  para saludar a su publico y darle el paso a Alborosie & l.eye  

Ya era de noche cuando la jamaiquina Ieye salió al escenario a deleitarnos con su voz. Luego de una intro blusera, “Johnny” fue el primer tema de un acotado pero fuerte set, que continuó con “I know”. “Gracias, muchas gracias” saludó la cantante en un perfecto español, y siguió con “Mama´s hand”, con Artiflex la voz de Leonchalón de invitado, colaborando con un rap en castellano. Terminó con “Call on me” y se despidió con un “hasta la vista, Argentina”.
 
Pero sólo se fue la cantante: la banda era la misma para la llegada de Alborosie. El italiano arrancó su set con “No cocaine”, y en español nos decía: “si te gusta la marihuana, hace yeah”, y el público naturalmente hacía yeah. El ritmo te obligaba a bailar, y la banda lo proponía con “Real Story”, “Herbalist”, “Islambam”,“Beter Than Me“, “Call up Jah”, “Rastafari” “Anthem” “Likkle Africa” “Irusalem” “Police“, todas canciones bailables pero también con el mensaje que trae el reggae. Como cierre, un doble homenaje al rey Bob, con “Redemption song” y “One love”.

Después de tanto reggae en ingles era el turno de Los Cafres para deleitarnos con sus clásicos de siempre. Una de las bandas fundadoras del reggae argentino eligió “Mafia” para empezar y “¿dónde están los locos esta noche?” a modo de saludo antes de “Loco”, que inició una serie con “A pesar” y “Aire”.

Con la clásica música de la película Misión Imposible empezó “Hijo”, y las palabras de Guillermo Bonetto fueron un regalito para los fans de siempre. Era el turno de los temas viejos, como “Es la música”, “No puedo sacarte de mi mente”, “Pobre angelito” y “Money man”, un tema de la época de Los Pericos. El líder también invitó a unos pocos separados del resto a unirse a la multitud y disfrutar todos juntos y entre amigos del show.
 
Después de un “Momento de intimidad” llegó la segunda tira de clásicos, con “Mostrare como sos”, para todos los enamorados “Tus ojos” y “Suena la alarma”, “Hace falta” y “Sin semilla”. El cover desde el homenaje a LFC, “Vos sabés”, y llegando a los 50 minutos de show, el himno cafre “Si el amor se cae”, pareció cerrar el set, pero volvieron para hacer “La receta”, ahora sí el definitivo adiós.

El de Fidel fue único show que se retrasó, aunque sólo fueron 5 minutos, y trajo alegría y raggamuffin con “My princess” pegado a “Gracias”. Allí Fidel preguntó si queríamos cantar todavía, y cómo no cantar si sonaba “Luz y compañía” enganchado con “Carita de alfajor“. “¿Les gusta el ritmo de África?” fue la siguiente consulta, y el batero arremetió con el mundialista “Waka waka”, tema no cantado por el público. Siguieron “Brown” y una balada romántica, “Te robaste mi corazón”.

Mientras las banderas flameaban como en todo el show, Fidel presentó a Nesta como el mejor cantante de habla hispana. El panameño interpretó tres canciones, y regaló sus bendiciones al público. Fidel volvió para cantar “My  Dreams”, “No te escondas“, ahora con Abyssinians e “International love”. 

Mucha gente se retiró al finalizar el show de Fidel, pero The Abyssinians estaba ahí para demostrar lo que es el roots y emitir el mensaje del reggae, ese mensaje de paz, de amor, de fe y de respeto. Seleccionaron material de una carrera que lleva más de 40 años, hasta convertirse en una leyenda para la música de Jamaica.

El trío hizo delirar a un público que reía, disfrutaba y se emocionaba con la música. Algunos de los temas fueron “Good lord”, “African race”, “Know jah”, “Etheopia”, “Peculiar number” “Y mas gan” “black man straind” “let my days be”, “Declaration of rights” “Foward on to Zion” “This land” y para cerrar una noche perfecta, “Satta Massagana” El poco público que quedaba ovacionó a estos gigantes del reggae y el roots mundial, sin dudas una lección para todos los amantes del género.

El clásico día reggae se lució en perfección horaria, organización y la muestra de talento de las bandas arriba del escenario. Lo más destacable fue el respeto del público hacia los artistas más desconocidos, sobre todo los internacionales, con quienes vivieron un goce mutuo.

TXT: Pablo Rios

TODAS LAS FOTOS