Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Blues Motel

Despedida Para Uno, Regreso Para Varios

Cronista: Gentileza: Bruno Lazzaro | Fotos: Beto Landoni

26 de Julio, 2005

Despedida Para Uno, Regreso Para Varios

Con motivo del alejamiento de Andrés Casasco, muchos volvieron a visitar el Blues Motel y así... la fiesta tuvo el brillo merecido

Llegó el día. Y acá si que se vieron caras que volvían luego de unos cuantos años. Porque para los que no lo saben, Blues Motel fue una de las primeras bandas de rock and roll local. Y cuando éstas no abundaban supo ser gran afluente de esos colgados rockers que querían escuchar esas bases tan fervorosas. En la actualidad la cantidad de segundas versiones abundan, entonces la cosa esta más (mal) repartida.

La potencia con la que comenzó el recital parecía no guardar ninguna aspereza del pasado domingo. “Nunca pararé”, “Esperando morder” y “Lo que barre con tu alma”, tema en el que Rafa atrae las luces a base de una velocidad despreocupada, fueron algunos de los primeros temas en sonar.

“Que feo cuando mañana huelas la ropa y sea la de tu último recital”, le dijo Gaba al homenajeado Andrés. Y sentenció en chiste: “muy triste lo tuyo”, a lo que la gente devolvió con un canto en honor al saliente violero.

La lista de temas de este show había sido elegida con anterioridad por el Chancho, y se notó, porque el rock and roll inundó la noche. “Tumblin dice”, “La locura” (un tema muy viajero perteneciente a Ariel) en el que Gaba, a bordo de una flauta traversa, se vistió de Ian Anderson, y “Brujos”, donde el cantante exhortó a “explotar al unísono”, fueron algunos de los temas que vagaron por la mitad de un recital para el recuerdo.

La plaza para el invitado de la noche fue ocupada por Nicolás Bereciartua y su tío Vitico (ambos pertenecientes a Viticus) que, junto a la banda ofrecieron dos temitas más siguiendo la temática del domingo: “Its all over now” y “Not fade Hawai”, donde el padrino bueno del rock and roll se animó a meter un par de voces.

“Pensar que vos eras el que traía la damajuana. No lo puedo creer”, le dijo Gaba a Andrés antes de arrancar con “Rock and roll en la carretera”, en el que la química de los primos Adrián (con una cerveza recorriendo los trastes) y Gaba funciona a la perfección.

Para el final lo mejor: un combo triple con “Angel”, “Dame magia” y “Blues Motel”, que hizo prolongar el pogo acalorado hasta pedir por un molinete.

Y que mejor que “Hojas vacías” para retornar. Himno local al que la duración ya le quedó corta. Al finalizar el tema los presentes tomaron de la mano al protagonista de la noche para bajarlo del escenario y despedirlo como era merecido.

Fueron dos noches distintas, pero con una misma intensidad profesada con un talento innato. Blues Motel: una banda que nos permite revivir un recuerdo jamás vivido. Una banda única, y eso sí que no es poco.
TODAS LAS FOTOS