Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Europe

Retrospectiva ochentosa

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

07 de Noviembre, 2010

Retrospectiva ochentosa

La banda sueca arribó por primera vez a la Argentina en el marco del "Last look at Eden Tour"

Suecia es junto a Noruega uno de los mayores exponentes en la materia "metal de exportación" en todos los sub-géneros que uno se pueda imaginar. Por eso resulta difícil pensar en la ausencia de un representante escandinavo en el glam-hair/metal. El encargado de llenar este formulario es Europe, grupo engendrado en Estocolmo y que giró a través de un cambio radical en la historia del rock, como lo es la inclusión de teclados en los temas compuestos por Eddie Van Halen. Varias personas miraron esto de reojo, pero Europe lo asimiló y sumó esto a su sonido insignia que los haría famosos en 1986. Después de varias separaciones, reuniones y cambios de formación, la banda visita por primera vez la Argentina presentando su último disco Last look at Eden, en una cita que terminará el 11 en Groove con su segunda función.

Un Estadio Malvinas a un 70% albergaba a los fanáticos que querían ver a sus ídolos de la adolescencia y de paso defender a capa y espada el estilo que Kurt Cobain quiso, sin intención, erradicar en los ‘90. El tema que le da nombre a su nueva placa, con su sonido más moderno y sinfónico, fue el encargado de romper con 27 años de espera. En "The Beast" se podía ver a un Joey Tempest hiperactivo: salta, gira la base del micrófono en 360º, corre, no para; pero lo más importante es que demuestra que su voz sigue intacta, como si el tiempo no hubiese pasado.

John Norum se encargó con su guitarra del primer clásico de la noche, "Rock the night", incluido en su famoso disco The Final Countdown, editado en 1986. Luego Tempest intentó engañar a todos presentando "Scream of Anger" como una "pequeña baladita", pero el mismo Norum se encarga de desmentirlo con la distorsión que sale de su Gibson Les Paul.

"Let the good times rock" provocó los efusivos cánticos argentos que quedaron registrados en la cámara de los europeos y seguramente estarán reflejados en algún video clip o DVD de la gira. El primer "momento celular" se dio después de que el vocalista aclarase que se venía un tiempo de nostalgia y presentase "Carrie", esa power ballad que los hizo recorrer las radios del mundo entero.

El escenario quedó servido para que Norum, acompañado por los teclados de Mic Michaeli, se encargara de demostrar con su solo, marcado por el wah wah, porque fue el responsable de reemplazar al mismísimo George Lynch en Dokken en 1997.

"New love in town" mezclada con "Don't cry for me Argentina", contó la historia del nacimiento del hijo de Tempest y desembocó en un gran clímax con los violines del estribillo. Los gritos de la garganta del líder se lucieron en "Stormwind" para dejar nuevamente las tablas libres y presentar, un nuevo y original solo a cargo de Ian Haugland, que golpeó los parches sobre la pista de la “Obertura Guillermo Tell” de Antonio Rossini.

"Cherokee" y "Superstitious" iban terminando la retrospectiva ochentosa para caer en los bises. "Ready or not" dio pie al mega clásico "The Final Countdown",  que mostró la vigencia de un tema amado por unos, odiado por otros y que hizo delirar y corear la intro a todos los presentes.

Europe llegó a la Argentina por primera vez, quizás algo tarde (24 años pasaron de su máximo esplendor en 1986) y demostraron que los charts, a veces mienten, y que los suecos son mucho más que sus hits "Carrie" y "The Final Countdown"

TODAS LAS FOTOS