Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Hot Fest

Ataque a los sentidos

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

20 de Noviembre, 2010

Ataque a los sentidos

La tercera jornada del Hot Festival fue coronada por Massive Attack. Una gran oferta de espacio musical y visual.

La tercera jornada del Hot Festival cerró con la gran presentación de los ingleses Massive Attack. Tras casi una década de ausencia en nuestro país brindaron un show multifacético, donde hubo poco espacio para bailar y mucho para ver y escuchar. Bajo el liderazgo de Robert 3D del Naja, y por momentos acompañado por Martina Topley Bird (quien había brindado un show solista rato antes), Daddy G. y el jamaiquino Horace Andy – que tuvo a cargo “Girl I love you” y “Angel” -, la banda brilló con un repertorio que incluyó un recorrido por toda su discografía.

Las 25 mil personas que asistieron al show se concentraron en el escenario principal, donde fue protagonista la gran pantalla de led que recorría sus espaldas emitiendo una serie de palabras, noticias, frases controversiales; todo, claro, bajo el compromiso sociopolítico que caracteriza su último disco Heliogland.

Minutos antes los DJ´s estadounidenses Thievery Corporation, fusionando música negra, bossa y electrónica, hicieron bailar al público al ritmo del dub. Estuvieron acompañados por la argentina Natalia Clavier, que aportó voces a “Until the morning” y “All that we perceive”, por Pat, quien salió a acompañar “Lebanese Blonde”, impecablemente vestida con túnicas blancas; Karina y R&Z. Tras un set de hora y media el cierre estuvo a cargo de los DJ´s y R&Z, quienes a los saltos arengaban al público a esta altura híper descontracturado. Distorsión y final. Fue una grata sorpresa.

En el mismo escenario desplegó su energía la banda Stereophonics, que jugó de local gracias al baterista Javier Weyler. Es un grupo poco conocido, al menos en la nuestra escena, por lo que Kelly Jones (cantante) tuvo que ganarse al público con “The bartender and the thief”, “Just looking”, “Maybe tomorrow” y en el cierre “Dakota”. Así fue. Terminó con una ovación.

Catupecu Machu, Benjamin Biolay, James Yuill, Martina Tobley Bird, Rosal y Walter Domínguez adornaron el escenario 2. Vale destacar la intervención de Catupecu, que con su solvencia rockera y una apuesta a lo visual, logró exprimir la argentinidad con su energía habitual, frases controversiales y por supuesto, “Dale!” para el final. Un comentario: volumen muy bajo para este entonces (claro que hubo un cambio notable en las actuaciones de Thievery Corporation y Massive Attack).

Del otro lado del predio se pudo ver una grúa que paseaba al Sky Bar, donde quien tuviera la suerte de encontrar a alguna promotora, podía tomarse un frizze en los cielos de la Costanera; asimismo, en la zona Hot podías hacer la extensa fila de Roho, para terminar con unos raros peinados nuevos (sic!); o bien enamorarte de un desconocido en la carpa de cupido; sacarte una foto con Elvis o con el pony; recibir cinco minutos de masajes, comprar cotillón loco o saber la suerte con las cartas de tarot. Vale destacar a “Los turbina”, la banda que se “punkeó” el karaoke de canciones bizarras de los `90. Cualquiera podía cantar “Me haces tanto bien”, “Auto rojo” o “Movidito, movidito”. Una buena atracción. Divertido.

Al mismo tiempo, en otro apartado del predio, en el “Escenario Emergente” se destacó Utopians, con su punk sólido y violento daban una cálida bienvenida al público. También se hicieron presente las bellas de No lo soporto que, tras un tímido “Gracias por venir”, cerraron el escenario.

Coronación para Massive Attake, lo mejor del Hot que, con un set de 90 minutos oscuro y concreto, silencio en la gente y aplausos cerrados, nos brindaron una nueva propuesta recordándonos quiénes son.

TXT: Natalia Bohdan

TODAS LAS FOTOS