Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Buenos Ayres Blues Band

Se siente aroma a blues

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

26 de Noviembre, 2010

Se siente aroma a blues

La Buenos Ayres Blues Band se presentó en el Buenos Aires Club para despedir el año con un show intenso, en donde Viviana Scaliza de las Blacanblues estuvo como invitada y Las Hoochie Coochie Girls como teloneras. Una noche calurosa, llena de Blues, Swing y Rock, y mucha alegría arriba del escenario, el cóctel ideal para empezar de la mejor manera el fin de semana.

La Buenos Ayres Blues Band, grupo de Lomas de Zamora integrado por Maximiliano (Pulga) Hermosilla en voz y guitarras, Alejandro (Chino) Moore en batería y percusión, Federico (Cóndor) Rodríguez en armónicas, Matías Mazzuco en saxo tenor, Mariano (Pito) Di Lernia en teclados y piano eléctrico, Mauro Rodríguez en el saxo alto y Julián (Jam) Márquez en bajo, llegó al barrio de San Telmo el viernes por la noche para dar su último recital en el año.

Blues con perfume de mujer. A las 21.30 la música comenzó a sonar de la mano de Las Hoochie Coochie Girls. Seis mujeres con tacos, polleras, calzas y una voz impresionante al mando, banda deslumbraron arriba del escenario con mucha alegría y sensualidad, dejando al público preparado para deleitarse con los protagonistas principales de la noche.

“Trece pasos” fue el elegido por la Buenos Ayres Blues Band para dar inicio bien arriba a un show que completó toda la capacidad del Club. “No voy a cambiar” y “Tío poli” siguieron la lista de temas en donde entre los acordes bluseros se colaron un par de sonidos salseros. Pero si hay una canción en la que se pudo lucir toda la banda fue en “Trago amargo”, pasando por varios solos instrumentales, todo acompañado por la voz rasposa y melodiosa de Hermosilla.

Fin de año, fiesta anunciada e invitada de lujo. Viviana Scaliza de Las Blacanblus, todo un ícono de la música fue a festejar este cierre del año con sus amigos de la Buenos Ayres con los que ya había compartido escenario más de una vez. Juntos arriba de las tablas hacen estragos, y esta vez no iba a ser la excepción: tocaron “Rouge y pentagrama” y el clásico “St. James infirmary blues”, que aparecen en el Especial en vivo de las Blacanblus en 1997. Scaliza una vez más demostró su currículum blusero en cada melodía cantada con fuerza y sensualidad, en esos gritos que da gusto escuchar, por eso, a pedido del público y de la banda, tocaron “Hombre de mala sangre” de David Lebón.

“Ahora vamos a hacer un tema nuevo, “Todo vuelve”, del nuevo disco que probablemente salga el año que viene”, dijo el líder de La Buenos Ayres Blues Band y luego de cantar aseguró que en el verano quizás den un par de recitales en la costa. Con una dedicatoria especial para la madre del batero, sonó “Tristemente” y minutos después con la participación especial de una gaitera tocaron “Te invito”.

Para los más romanticones también hubo lugar en el repertorio de la Buenos Ayres, y un buen momento para ellos seguro fue cuando cantaron “Necesito de vos”, un tema de amor para endulzar a la gente.

Ya dentro de los bises, sonaron “Sentimientos” y “Desengaño” para finalizar la noche, con la gente más en confianza que se animó a bailar y hasta un par de chicos improvisaron un un mini pogo cerca del escenario, dado que el en lugar las mesas y las sillas ocuparon casi todo el sitio.

Como en los ´60 o en los ´70, el protagonista de la noche fue el blues, con sus solos de armónicas, saxos y guitarras tan emocionantes, pero la diferencia es que esta vez la pasión, la fuerza y la energía eran bien argentas. La Buenos Ayres Blues Band refleja este estilo de música, y con nuevos aires vuelven versionar el verdadero blues con toques más rockeros.

TXT: Solange Paz

TODAS LAS FOTOS