Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Rhapsody

Cuentos legendarios

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

02 de Diciembre, 2010

Cuentos legendarios

La banda italiana de power metal sinfónico regresó al país para presentar su nuevo disco “The frozen tears of angels”,  la continuación de su nueva saga “The dark secret”.

Una de la cualidades más importantes de la música, es la de no tener límites, es por eso que Rhapsody eligió llevar el power metal un poco más allá, casi a niveles hollywoodenses. Seguramente, si J.R.R. Tolkien hubiese sabido que después de publicar su famosa novela “El señor de los anillos”, la misma iba ser llevada a la pantalla grande, hubiera querido que Rhapsody hiciera la banda sonora. ¿El por qué? El sonido medieval, las orquestaciones épicas y las historias de guerreros y dragones, reflejadas en su reciente trabajo, The frozen tears of angels, y durante toda su discografía, justifican esta hipotética afirmación. La participación del actor Christopher Lee (Saruman en la trilogía cinematográfica de Peter Jackson) en las narraciones grabadas de la historia, le otorgan un condimento extra a la presentación de este álbum, que provocó que el grupo tenga que agregar una nueva función.

Los violines in crescendo de la pista de “Dar-Kunor”  ponían a la gente en clima y los ubicaba en el contexto fantástico de la saga The Dark Secret, cuando los italianos arrasaron todo con la terrible dicotomía de “Triumph or Agony”. La potencia de “Knightrider of Doom”, convertía el Teatro de Flores en una verdadera batalla contra miles de orcos, “The Village of Dwarves”, transmitía los sonidos alegres propios del festejo de una comarca, mientras los arreglos corales de “Unholy Warcry,” descifraban el centro de la secuela de la “Emerald Sword Saga”: La búsqueda de los siete libros negros escritos con sangre de ángel, para despertar a los siete demonios que abrirán las puertas del infierno.

“On The Way To Ainor” mostró a  Luca Turilli disparando arpegios endemoniados a la velocidad de la luz desde su guitarra, reflejando la tensión y la intensidad propias de un campo de batalla, y deja expuesta la oscuridad de sus nuevas composiciones. Alex Holzwarth demostró toda su técnica y su velocidad en la batería, durante el solo sobre la pista de “Starship troopers”. Fabio Lione tomó el escenario para exponer todo su potencial vocal, jugar con la gente y expresar la cercanía que hay entre Italia y Argentina: “los dos tenemos sangre caliente, es lo que nos une”, para después fundirse en el canto operístico de “Lamento Eroico”.

“Holy Thenderforce”, un autentico grito de guerra, dio paso a las citadas narraciones de Christopher Lee en “Dark Frozen Wolrd” que sirvieron de introducción para “Sea of fate” y su tenebrosa melodía. Luego Patrice Guers aprovechó el tema “Dark Phophecy” hacer dejar a todos deslumbrados con su solo de bajo, con tapping, slap y una purísima técnica como fundamentos.

“March of the Swordmaster” cerró la primera parte con su estribillo que invita a tomar cerveza en chop de madera, cual caballero medieval. Los bises llegaron con “The Frozen Tears of Angels”, de 11 minutos de duración, y con el clásico “Emerald Sword” cerraron una noche a pura leyenda, espadas y dragones.

Rhapsody retornó al país para seguir contando sus historias fantásticas y dejó a sus fanáticos expectantes, para ver el desenlace de la búsqueda del Libro Blanco, para detener las fuerzas del mal. Mientras tanto pueden adelantar algo con el LP “The Cold Embrace of Fear; A Dark Romantic Symphony”

TODAS LAS FOTOS