Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Fiesta de los Medios Independientes

Sentirse vivo, llegar a la inmensidad

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

04 de Diciembre, 2010

Sentirse vivo, llegar a la inmensidad

El Festival Zona Rock abrió en el Microestadio de Argentinos Juniors con Las Pelotas, El Cuarteto de Nos, El Bordo y Salta la Banca.

Salta la Banca inició el festival con sus poderosos rocks que se filtraban en los oídos del público que iba llegando de a poco al estadio Malvinas Argentinas. En su set se destacaron canciones como “Mi elegida”, una muy buena combinación de armónica para “Que salte la banca” y cerraron el set con un tema aún sin nombre, anticipo del próximo disco de la banda que saldría en el año 2011. Salta la Banca será la banda encargada de abrir el escenario en las ediciones de Córdoba y Mendoza del mismo festival.

Las luces del estadio bajaban y la pantalla del fondo de escenario se pintaba de roja y negra, señales de la irrupción en escena de El Bordo. La banda arrancó con “Siento”, acompañada de palmas y una lluvia de papel picado, y le pegaron “Jazz barrial” y sin dar un segundo de paz “Silbando una ilusión”. Con un sonido fuerte, se armó una ronda enorme mientras empezaba “Puerto Escondido”.

El costado romántico de la banda llegó con los acordes de “A dónde vas?”, y le siguieron “El grito”, “Donde vagan los sueños” y “Soñando despierto”; algunos de los temas elegidos para que la noche sea una fiesta. Y después de los saludos de Ale Kurz encararon la recta final con “Sueños de libertad”, “Yacanto”, “Los perdidos” y “En la vereda de enfrente”.

Entre banda y banda, en el estadio sonaban entre otros The Doors, Michael Jackson y The Rolling Stones. A las 21.05 se volvieron a bajar las luces y sonó “Mírenme”, egocentrismo irónico según El Cuarteto de Nos. Los uruguayos siguieron con “Nada es gratis en la vida”, mientras algunos saltaban frente al escenario, “Así soy yo”, “Bipolar” y “Malherido”. Después de los agradecimientos y el reconocimiento a El Bordo y Las Pelotas, El Cuarteto se retiró con “Yo no soy el hijo de Hernández”, “Nada me da satisfacción”  y “Me amo”.

Ahora sonaba Bob Marley en el Malvinas… ¿sería casualidad que sonara reggae? Hace casi 23 años fallecía el pelado que lo había traído a la Argentina, que formó una banda con un guitarrista llamado Germán Daffunchio, líder de Las Pelotas, los encargados de cerrar la primer noche del Zona Rock. Empezaron con “Que podes dar”, con el estadio cantando cada frase de la banda, y le pegaron “Saben” y “Basta”, dedicado “a la memoria de Mariano Ferreira, que no haya más pibes con ideales muertos”.

La lista continuó con “Ya no estas”, con Germán muy activo sobre el escenario. El grito “¿Donde está Julio López?” anunció “Desaparecido”, y le siguió “Tormenta en Júpiter”, otra de Esperando el milagro. Los suaves acordes de “Pasajeros” transportaron a la emotividad y la coordinación de las palmas hizo de “Personalmente” otro de los buenos momentos de la noche. “Corderos en la noche” y “La mirada del amo” concluyeron momentáneamente con el set de rock.

El habitual segmento reggae abrió con “Si supieras”, con el público explotando en cada soplido de la trompeta, al que le pegaron “Transparente” y el momento emotivo de la noche, siempre dedicado a Ale, al Bocha Sokol: “Que estés sonriendo”. Para levantar un poco la intensidad, tocaron “Cuando podrás amar” y “Bombachitas rosas”; y luego “Capitán América”, “Orugas”, “Escaleras” y un tándem bien poguero con “Esperando el milagro” y “Sin hilo”. Para, una vez más, apelar al juego de contrastes, Germán cantó “Sueños de mendigos” sentado en el escenario, como hace tres meses en el Luna Park.

Luego de un pequeño parate, el escenario a oscuras recibió a Gabriela Martínez y Sebastián Schachtel, que nos emocionaron con “Menos mal”. “Esto es para todos los que dicen y preguntan, ‘che ustedes no lo extrañan a Alejandro, que no le hacen un homenaje’, está acá Alejandro” y, luego de señalarse el corazón, tocó la mejor canción con la que se lo puede homenajear al Bocha: “El cazador”. Antes del cierre, un poquito más de reggae con “Hawai” y “Uva uva”; y dos de Sumo, “Mi bandera” y “El ojo blindado.

El sonido del festival fue impecable, desde que arrancó en la tarde y terminó en la oscura noche. Las bandas demostraron su arte, su contenido y sus formas de expresarse arriba del escenario y el público pudo disfrutar de todo eso. La fusión de bandas de diferentes estilos juega un papel fundamental en los festivales de rock, y es una forma de relación entre las diferentes tribus urbanas, que pueden convivir dentro de un estadio en el que la música que los representa en algún momento va a sonar.

TXT: Pablo Rios

TODAS LAS FOTOS