Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Helloween

Helloween para todos los gustos

Cronista: Gentileza: Pablo Gabriel Krause | Fotos: Gentileza: Ro Diaz

29 de Julio, 2005

Helloween para todos los gustos

TwilighT, Agonía Eterna, Templo de lo Absurdo y Dream Master, se dieron cita en Acatraz para homenajear a una de las bandas pioneras del power metal y sin lugar a dudas una de las más influyentes, los alemanes de Helloween

Siguiendo con los recurrentes tributos a grandes bandas de metal que se realizan periódicamente en Acatraz, el “Keepers Of The Power Metal 2” , sirvió para homenajear nuevamente a Helloween, la banda alemana que a mediados de la década del 80 le dio forma al power metal y marcó el camino a seguir para tantas otras.

Templo de lo Absurdo fueron los encargados de abrir el concierto. Desde el comienzo se notó la mala calidad del sonido, algo que luego fue común al resto de las bandas. En el caso de Templo, la batería tenía preponderancia por sobre el resto de los instrumentos, principalmente el redoblante, que terminaba tapando al resto.

Más allá del excelente trabajo de Alan, baterista de la banda (que además hace los coros), al grupo le faltó potencia y personalidad sobre el escenario. Los cortes y los silencios daban una sensación de vacío y ausencia que dejó una mala impresión sobre el público, algo que no pudieron mejorar a lo largo del concierto.

Esa “distancia” entre el público y la banda se vio reflejada en el cierre del concierto, cuando ni siquiera la interpretación del clásico “Keeper Of The Seven Keys” (emblemático de Helloween), les alcanzó para terminar de animar a la gente que había colmado la sala.

Sin embargo, toda la potencia que le faltó a Templo, la tuvo Dream Master. La suerte también los acompañó, ya que fueron la banda con menos dificultades de sonido durante la noche, pero dejaron en claro que tienen con qué defenderse.

Arrancaron con dos temas propios, para luego pasar al tributo propiamente dicho, cuando el cantante cedió la viola a un guitarrista invitado, que no desentonó con el resto de la banda. Básicamente, Dream Master mostró energía y potencia arriba del escenario. Una bata que transmite muchísima fuerza desde el fondo, apoyada en un buen trabajo del bajo y dos guitarras que terminan de redondear un sonido contundente. Además la lista de temas fue muy bien elegida. Mostraron un poco de ellos, después se dedicaron de lleno a Helloween y antes de cerrar promocionaron “Terror Kingdom” , corte de su primer disco que presentarán el 12/9 en La Colorada. Para destacar: las versiones de “Dr. Stein” y “Before The War” .

Muchas veces se dice –con justa razón- que el cantante es la cara de la banda, y si el vocalista falla, entonces la banda decae. En Agonía Eterna podemos aplicar la inversa de esa regla, es el cantante quien le da vida a la banda. Melena pelirroja, chaqueta negra, camisa estilo heavy 80’s, voz bien aguda, gesticulaciones varias sumado a que el muchacho se compenetra de tal manera en los temas que hasta parece que esté actuando al ritmo de las letras que canta. Y eso le da a la banda el empuje necesario para “sobrevivir” arriba del escenario, ya que el resto de los músicos son bastante estáticos, por decirlo de alguna manera.

Musicalmente no defraudan, a pesar de no ser una banda super-potente, lograron llevar una buena armonía instrumental y no decepcionaron con las versiones de Helloween –que principalmente abarcaron la etapa de Andi Geris en las voces del grupo alemán-. Pero lamentablemente la actitud de grupo hizo que tomara distancia con el público, que, reflejando claramente la sensación austera que se recibía por parte de los músicos, aplaudió principalmente al cantante por sobre el resto de los músicos.

Pasadas ya las tres de la madrugada, llegó el momento de TwilighT . De la misma manera que el disco “Master Of The Rings” , la orquestada introducción “Irritation” dio paso a “Soul Survivor” y desde el primer momento quedó en evidencia que fue la banda que más feeling tuvo con el público, tanto en los temas de Helloween como con los propios. Si bien el sonido no los acompañó, demostraron un potencial musical más que interesante.

Poco para decir de las versiones de Helloween, fieles a las originales, interpretados de manera hiper prolija y sin errores. Lo más llamativo, fueron los temas propios: lejos del “heavy nacional”, buscan un proyecto más ambicioso y llegan a desarrollar un sonido al mejor estilo europeo, bien diferenciado del resto de las bandas y sin caer en los lugares comunes del género.

El trabajo conjunto de batería y bajo es sobresaliente, haciéndose presentes en todo momento pero sin quitarle protagonismo a las guitarras, que en este tipo de música, son el principal atractivo. Por otro lado, los teclados no intentan imponerse a fuerza de escalas y demás, sino que sirve de acompañamiento a la melodía evitando “saturar” a la gente con sonidos agudos en demasía.

Como buena banda, supieron guardar lo mejor para el final, y luego del estreno de “My Beloved” –tema nuevo que, dicho sea de paso, dejó impresionado a más de uno, incluido quien les escribe- pasaron a “Katrina”, que más allá de ser un tema de ellos, terminó de afianzar la relación con el público que coreó con ganas el estribillo (muy pegadizo por cierto). Y finalmente, dos demoledoras versiones de “I Want Out” y “Eagle Fly Free”, tema que además grabaran para el disco tributo, que se editará próximamente.

Repasando un poco, tanto Templo de lo Absurdo, como Agonía Eterna, no supieron esquivar los inconvenientes de sonido y estuvieron distanciados de la gente, faltos de actitud arriba del escenario… Dream Master demostró tener muchísima potencia en vivo, y esperemos que puedan plasmarla en el disco. Y por último, TwilighT supo conectarse con el público, lo que le ayudó a superar las dificultades de sonido. Además, demostraron una calidad musical envidiable y una propuesta que se diferencia de lo que venimos escuchando por estas tierras, en pocas palabras, una banda que brinda esperanzas al género. ¿Quién dijo que el heavy está muerto? Acá hay metal para rato…
TODAS LAS FOTOS