Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cosquin Rock

Montañas, reggae y rock and roll

Cronista: Gentileza: Pablo Rios | Fotos: Gentileza: Prensa

12 de Febrero, 2011

Montañas, reggae y rock and roll

En la noche del sábado volvió el Charly Say No More. Skay rockeó con sus temas solistas y algunos clásicos ricoteros, Gieco emocionó junto a D-Mente y en el escenario temático, el reggae le metió ritmo a la otra parte del predio.

Los ganadores del Pre-Cosquín fueron los cordobeses Los Reyes También; ellos brindaron un show a puro ritmo con temas como “La flaca del barrio”, “Esta noche” y “Callejón sin salida”. A continuación viejos conocidos asomaron en el escenario principal, una banda que se formó a raíz de separaciones y cruces en las rutas: Jauría, el nuevo proyecto de Ciro Pertusi, junto a Ray Fajardo, Pichu Serniotti y Mauro Ambesi. Tocaron temas de su reciente creación, como"Adiós adiós”, “Austin” y “Morgue corazón”; además de un tema de Attaque, "Áspero" y otra nueva, "Religionaré", dedicada a todos los que tuvieron el placer de ser padres. También tocaron "Tosco", el tema que recuerda a Agustín, uno de los luchadores del Cordobazo (y "Cordobezazo de ley" en palabras de Ciro) y para cerrar la tarde a puro rock, "Sonó el tiempo".

Pure Feeling salió a escena puntual a las 18.05, como lo marcaba la grilla: Con músicos del staff de Nonpalidece, los brasileños agradecieron "la vibra de la montaña" y adelantaron temas de su nuevo disco que grabarán en Buenos Aires. Mientras tanto, la tarde se tornaba calurosa y en el escenario principal los Virus dieron otro de sus clásicos shows repasando canciones  como “Imágenes paganas”, “Pronta entrega”, “El probador” y “Luna de miel”, entre otras que trajeron el recuerdo de viejas épocas en las discos. También dijo presente la orquesta Dancing Mood, con Debora Dixon como invitada.

"Hola amigos, gracias por la convocatoria": así saludó Luis Alberto Spinetta. Sereno con su guitarra, tocó "Ludmila", una versión de "Té para tres" dedicada a Gustavo Cerati, "Me gusta ese tajo" e invitó a su hija Vera para hacer "Milonga blues", de Hugo Fatorusso. Así como muchos rastas seguían a Luis en el escenario principal, muchos rockers veían a Dread Mar I en el escenario temático. La revelación del último año interpretó canciones de sus tres discos, destacándose "Moisés", "Donde vos estés", "Lluvia, nubes y tristeza", "Vos y tu maldad" y "Tú sin mí".

Los Pericos, la banda con más de 25 años en la ruta, se reinventaron el año pasado con Pericos and friends, el disco con el que grabaron sus clásicos junto a un seleccionado de lo mejor del reggae. Abrieron con “Jamaica reggae”, le engancharon "Runaway” y sin dar respiro, llegaron “Complicado y aturdido”, “Pupilas lejanas” “Waitin” y "Lindo día", completando un buen show. Los Cafres pelaron su repertorio más eléctrico de la manos de “Es la música”, “A pesar” "Aire”, "Sin semilla”. También pasó Fidel por el escenario temático y con gran convocatoria tocó sus temas más conocidos como "Emocionado", "Carita de alfajor" e "International love".

El escenario principal fue copado por el rey León Gieco y sus clásicos: "Hombres de hierro", "El fantasma de Canterville", "Pensar en nada", "La mamá de Jimmy", "Cinco siglos igual" y "La memoria". Con la llegada de Andrés Giménez y su banda D-Mente, los temas más rockeros como "Idolo de los quemados", "Todos los caballos blancos " y "El ángel de la bicicleta" le pusieron los primeros pogos a la noche de Punilla. 

Pero para hablar de pogo hay que nombrar a Skay Beilinson. El guitarrista tocó algunos de sus mejores temas solistas, como "¿Dónde estás?", "Astrolabio", "Oda a la sin nombre", "El golem de Paternal" y "Flores secas", junto a otras que hicieron latir el piso: "Todo un palo", "El pibe de los astilleros", “La bestia pop" y el cierre de siempre, "Ji ji ji".

Nonpalidece fue el encargado de cerrar el escenario temático y con "Espejo", "Tu presencia" y "La flor" puso al reggae en lo más alto de la montaña. El cantante Nestor Ramljak agradeció la  respuesta del público cordobés luego de tantas visitas y la banda siguió con "Tu recompensa" y "En el aire", tema bonito si los hay, cerrando otra gran noche del reggae.

En el escenario principal el señor Charly García casi volvió a ser el de antes: tiró micrófonos, y parlantes, se bajó los pantalones y bromeó con el público, pero en el medio regaló clásicos de sus diferentes épocas, como "Rezo por vos", "Demoliendo hoteles", "Seminare", "Popotitos", "Mr. Jones" “Rock and roll Yo”, “Funky” y "Canción para mi muerte".

"Esta es una canción patria que la escribí pensando en el Bicentenario de la Argentina, nada más que 30 años antes": así presentó "No llores por mí, Argentina", de los tiempos de Serú. Aún anterior a esa es "El fantasma de Canterville", con Gieco en voz y armónica. Los temas se sucedían: "No voy en tren", "Influencia", "No se va a llamar mi amor". “Vamos a tocar para hacer lío, vamos a hacer el vals del Uritorco” soltó como última ironía para presentar el Himno Nacional Argentino. A las 3.05 de la mañana sonó el último puck del micrófono en el pecho de García, agradeció a su representante y a todo Córdoba y a su público, siempre fiel.

La noche podría haber sido eterna y si García quería tocar hasta que saliera el sol no iba a haber problema: energía no le faltaba, clásicos para tocar tampoco y la banda demostró su capacidad de emocionar. Y si bien el gran crecimiento del reggae le dio un lugar más amplio en la grilla, las figuras estelares de Skay, Gieco y Charly opacaron sus actuaciones, aunque como dato de color, este Cosquín hizo compartir escenario a Los Cafres y Nonpalidece como hacía mucho tiempo no pasaba.

TODAS LAS FOTOS