Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Zumbadores

Diez años de vuelo

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Beto Landoni

19 de Febrero, 2011

Diez años de vuelo

Zumbadores no deja de rodar aunque esté en pleno proceso de grabación de su cuarto disco, y con una serie de fechas en Buenos Aires despide su último trabajo “El Colibrí”. Los diez años de la banda fueron plasmados en un show caliente en el Marquee, en el que también hubo novedades e invitado de lujo.

Los encargados de abrir la jornada rockera en el clásico bar de Villa Crespo fueron los muchachos de Enroque, que con buenas tareas en guitarra y bajo, fueron bien recibidos por los que iban llegando. La presentación duró algo más de media hora y entre canciones de su flamante demo, más covers de Divididos y Guns and Roses, y las pelucas que se pusieron para tocar un tema, aclimataron la noche de sábado.

La continuidad de la velada estuvo a cargo de Deraíz. Tres guitarras bien acopladas y un saxo inspirado fueron las notas destacadas, junto con la hinchada ruidosa que no paró de revolear los paraguas durante todo el show. No sólo la remera con la cara de Luca Prodan que llevaba puesta Tuly, líder del grupo, mostró que los muchachos crecieron escuchando Sumo; también su sonido fue influido por la banda que encabezaba Luca, y por eso se escucharon temas bien rockeros con interesantes solos de guitarra, reggaes pacíficos e intensos, y hasta un ska alegre y divertido sobre el final.

Pasada la medianoche, los impacientes empezaban a multiplicarse. Los cuerpos acalorados se iban acumulando frente al escenario, y en el núcleo de la pista El club de la peor especie -así es como se conoce a los fieles seguidores- saltaba y se hacía escuchar. La espera terminó cuando bajo un ambiente oscuro aparecieron los Zumbadores para hacer “Esclavo feliz” seguida de “Adicto”, en un arranque poderoso con temas de sus últimos dos discos, Hijo de la barbarie” y El colibrí. Sonaron “La ruta de los milagros”, “Un tío de la hostia”, “La forma en que me ves”, “Sudoku”, “Una temporada en el Infierno”  y “Piernas de oro”.

La primera mitad del show estuvo marcada por la omnipresencia de las programaciones enviadas por Fresa Robic desde el fondo, que imprimen carácter electro-rock a cada tema, y que además funcionan perfecto como metrónomo para mantener el orden. Detractores de este tipo de recursos habrá siempre, pero lo cierto es que son maneras de buscar e innovar, de dar una vuelta de tuerca a lo convencional. No fue así cuando sonaron canciones del primer álbum, Frutilla y almeja, como “La mula de Omar” o “La chica de la luna”, donde el tiempo sólo lo marca la batería y el bajo de Cachorro Raggio. Rock y punto.

Combinación efectiva si las hay en la composición, un estribillo pegadizo y un buen solo de guitarra nunca fallan. Mauro Botta y su Les Paul siempre responden, y a su lado, Alejandro “Coco” Fassi, vocalista y líder de Zumbadores, quien firma la mayoría de las letras y tiene una facilidad notable para crear canciones que causan empatía con un estribo; arriba del escenario, no hace circo y tiene lo que hay que tener. Muestra de ello fue la seguidilla de “Tu marioneta”, “Sin cebador” y “Pequeño samurai”, pertenecientes al ultimo disco El colibrí, donde terminaron cantando a dúo con el público.

Dos invitados compartieron con Zumbadores la noche en el Marquee. Martín Duek, en realidad, es casi uno más del equipo; desde hace un tiempo es habitual ver su saxo brillante en los shows de los hombres de Parque Chas. Pero la presencia estelar de la noche fue la de Marcelo “Cuino” Scornik, reconocido por colaborar con Andrés Calamaro en su obra, y que además tiene un disco grabado en 2005 con amigos. La visita del “Cuino” tuvo como motivo subyacente un estreno, un tema nuevo llamado “Canciones Rotas”.

Contrastando con el comienzo de la presentación pero sin perder la coherencia del show, el cierre fue con temas del primer disco, Frutilla y almeja, y sin programaciones electrónicas de por medio. Se sucedieron “Viejos naipes”, “Rock para titanes”, “Ciervos, corzos y gacelas” y “El ritmo de los condenados”, en un final emotivo y bien arriba, dedicado a quienes los siguen desde el comienzo, que siguieron zumbando con la banda callada.

Zumbadores ha cosechado tres discos a lo largo de sus diez años. Su último álbum, El colibrí, tiene poco más de dos años de rodaje y este show se el Marquee se encuadró en la gira despedida del disco, mientras preparan su próximo trabajo. Una noche caliente, las letras del "Coco" Fassi, las programaciones y algo de lo que viene sobresalieron apoyados en una base contreta de rock.

TODAS LAS FOTOS