Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Las Pelotas

Siento, luego existo

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Jose Fuño

22 de Febrero, 2011

Siento, luego existo

Primer show del año de Las Pelotas en Capital Federal, y poco antes de editar su primer DVD en vivo.

Después de un nuevo verano doloroso que invadió a todo el rock por la muerte de Tavo Kupinski, uno de sus guitarristas, Las Pelotas volvió el pasado martes a la ciudad a días de lanzar su primer DVD, el cual contiene casi todas las canciones que sonaron en un histórico show en el Luna Park el año pasado. Pero ahora la cita es en La Trastienda, un lugar donde ver a esta banda es eternamente placentero; “para que estemos todos bien juntitos” como dijo Germán Daffunchio promediando la velada.

A pura potencia, “Veinte minutos” dio comienzo al show, para rápidamente arremeter con una vieja joyita como “Mañana es igual”, que hace poco está de vuelta en la lista de temas de la banda. Pero la fuerza continuó con ese combo que encaja perfecto entre “Saben” y “Basta”, que siempre suenan juntas como formando una sola canción. Entre saludos, las primeras palabras del cantante dijeron algo así como “ya lo dijo el general Perón, lo más importante en la vida es saber esquivar a los boludos”, antes de que “Como se curan las heridas” apacigüe un poco las aguas.

Otros momentos tranquilos se vivieron durante varias estaciones del show, como  “Pasajeros” (dedicada a Tavo Kupinksi y más desgarradora que nunca), “El chupetón” (otra grata sorpresa con una típica letra de aquellos tiempos de “Para qué?”), “Sueños de mendigos” (conmovedora y oscura como siempre), y la estremecedora versión de “Menos mal” en la cada vez más dulce voz de Gabriela Martínez, que tantas lágrimas había arrancado aquella noche cuando nos sorprendió a todos en el Luna Park.

Pero para alegrar la jornada siempre están los reggaes al estilo pelotero: al principio se había colado “Siento”, mientras que en el bloque típico, “Si supieras”, “Que estés sonriendo” y “No me acompañes” hicieron mover a todo el recinto de un lado para el otro, de esa manera que casi exclusivamente el reggae lo puede lograr. Aquí también es donde se luce el multiinstrumentista Alejandro Gómez, ya sea con la trompeta, el trombón, las congas, o haciendo coros.

Las Pelotas es sin dudas una de las mejores bandas del rock argentino, lo demuestra a través de las grandes canciones y también con los shows que siempre son una garantía de buen sonido, y de una banda con grandes músicos que engloban que la escucha sea casi perfecta. Daffunchio cada vez canta mejor, el bajo y la batería son una bomba que golpea en el pecho, Sebastián Schachtel matiza maravillosamente con los múltiples sonidos que emana de sus teclados, como así también Tomás Sussman en guitarras y el recién citado Gómez con sus accesorios.

Ahora sobre el escenario aparece como guitarrista invitado Pablo Guerra (ex Piojos y Caballeros de la Quema, compañero de Kupinski en Revelados), y se lo nota contento y agradecido. Aquí es donde se puede ver lo admirado que es este grupo por los demás músicos, especialmente por la historia de su cantante, quien lleva esa filosofía sentimental y colectiva de aquellos tiempos de Sumo que tanto pregonó Luca Prodan y que aún hoy día lleva a cuestas. Lo extraño es que tantos grupos se hayan inspirado en la música de Sumo, en la energía e incluso en la actitud, pero muy pocos hayan seguido los pasos de aquella frescura, esa forma de ser, de pensar, y de sentir. Por esto Las Pelotas también es una de las mejores bandas.

La noche siguió con clásicos inoxidables como “Cuando podrá amar”, “Bombachitas rosas”, “Sin hilo” o “Corderos en la noche”, y algunas que otras sorpresas que suenan cada tanto como “Levanta polleras”, “Generación @” o “El cazador”. Ya en los últimos bises, el cierre total llega bien punk y arriba con la rápida versión de “Brilla (shine)” y “El ojo blindado” de Sumo.

Siempre es placentero ver a Las Pelotas, y más en un lugar pequeño y agradable como lo es La Trastienda. Buenas canciones, buenos músicos, buen sonido. Combo perfecto para escuchar rock argentino.
TODAS LAS FOTOS