Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ziggy Marley

“No no, pibe, acá blancos no queremos”

Cronista: Gentileza: Francisco Andres Anselmi | Fotos: Beto Landoni

01 de Marzo, 2011

“No no, pibe, acá blancos no queremos”

Alguna vez, hace ya más de 30 años, un profeta contemporáneo habló sobre una mística natural. Una mística que soplaba a través del aire y la cual prometió que los que prestaran atención podrían oírla. Hoy, 34 años después, la realidad cambió. Bob Marley murió, pero dejó un legado de discos, ritmos y cultura. En ese legado también se podría incluir a sus 11 hijos [reconocidos, claro está], en especial a su retoño mayor, David “Ziggy” Marley, que parece ser el encargado de hacerle honor a su padre y de llevar la batuta musical de la familia.

En el marco de su gira “Funny Time”, el cantautor jamaiquino se pasó por Argentina con varios compromisos, entre ellos, tocar unos veinte temas el martes 1º de marzo en  La Trastienda para un público amante del reggae, del ska y del buen Bob.

“Too much insanity in our society” (Demasiada locura en nuestra sociedad), fue la primer frase de "Melancholy Mood", que quedó sonando en el consciente colectivo del público para después seguir con "Cry, cry, cry", originalmente grabada con el surfer Jack Johnson, para la última placa de Ziggy.

El primer homenaje al jefe del clan Marley llegó de la mano de "Roots, rock, reggae" y su pedido para un Dios Dj, seguido del pedido explícito que Bob hizo hace unas décadas de que todo el mundo salga a liberar su cuerpo, y baile, escuche reggae y tenga sexo, "Lively up yourself".

Entre la horda de jamaiquinos que se encontraban en el escenario, a la izquierda se podía ver a un muchachito de tez amarilla. Efectivamente, era el asiático Takeshi Akimoto, un embajador del buen gusto que se encargó de reproducir los solos de Peter Tosh, y de poner su sello en cada tema que Ziggy le imponía.

Hacia el final de la noche, la justiciera "Get up, stand up", y la zapada final, típica improvisación de voces notoriamente influenciadas por su padre, junto a "Jammin’" le dieron a cada rasta del lugar la última alegría de la velada.
TODAS LAS FOTOS