Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cabezones

Vuelta musical y comienzos literarios

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Jose Fuño

04 de Marzo, 2011

Vuelta musical y comienzos literarios

El viernes por la noche Cabezones tocó por primera vez en el año junto a Sien, Shamat y Haunted Garden en Unione e Benevolenza. Durante el recital, César Andino presentó su libro “Algunas palabras de madrugada” y luego del show firmó autógrafos y se sacó fotos con sus fans.

Antes de las 20 Sien, banda liderada por Luis Mourelle, abrió la noche que el rock alternativo explotó en Unione e Benevolenza. Tocaron más de media hora cerrando su repertorio con un cover de Los Pericos: reggae transformado en nü metal, y el tema elegido fue Sin cadenas.

Shamat, la segunda banda, siguió con el show desplegando su talento en varios temas y comentó que ya está en Youtube su nuevo video  “Voy a chocar”, canción que también fue tocada en esta ocasión. Antes de dar paso a la tercera banda, el cantante del grupo Claudio Cillo bajó del escenario para poguear con un par de chicos que le ponían la euforia al recital. Para finalizar con las bandas teloneras, llegó Haunted Garden. Podría decirse que eran los más jóvenes de todos los artistas convocados ese día. A diferencia de las bandas antecesoras, la mayoría de sus canciones eran en inglés, algo no muy común en los grupos nacionales de hoy en día.

Lo más esperado de este encuentro de bandas ya estaba por llegar. Casi a las 23 subieron al escenario los integrantes de Cabezones: Manuel Sibona en la batería; Matías Tarragona en el bajo; Leonardo Licitra y Juan Ramljak, en guitarras y, entrando en último lugar, su cantante César Andino. Comenzaron con varios temas enganchados entre los que sonaron “Hombre paranoico” y “Ojos en mi espalda”, temas de su tercer disco lanzado en el 2000, Alas. Por momentos Andino cerraba los ojos, dejaba de cantar y acercaba el micrófono al público para que acompañen con sus voces a la música, suiguiendo la letra de “Frágil”.

Durante la noche Cabezones dejó participar bastante a sus fans para la elección de las canciones. Las luces fueron bajando y el clima lo acompañó al sonar “Irte”, pero el power volvió a surgir cuando comenzó “Lejos es no estar”.

El apoyo del público hacia la banda es constante, sobre todo a César, a quién le costó mucho tiempo salir luego del accidente que tuvo en el 2006 junto a Gabriel Ruíz Díaz, ex bajista de Catupecu Machu. “Es medio tendencioso llamarlo libro, pero con esas palabras quise sintetizar todo el tiempo que pasé en el hospital”, dijo Andino, mientras mostraba “Algunas palabras de madrugada” y hacía chistes refiriéndose al dibujo que tenía en la tapa: un hombrecito con un pie más corto que otro, un micrófono, flores y una galera.

Tiempo más tarde se empezaba a escuchar “Globo”, y de pronto entre el público apareció una nena de aproximadamente cinco años en brazos de un hombre. Cesar pidió que la pequeña suba al escenario y los dos juntos cantaron frente a frente. Sin duda fue el momento más emotivo.

“Ya pasaron cinco años del accidente y tenemos muchos proyectos nuevos para este año, como dice este tema: 'Acerca del odio ya no sé más nada'”, así el cantante  presentó “El vientre” para comenzar con el fin de una velada muy íntima. Los clásicos no podían faltar, y entre ellos estaban “Sueles dejarme solo” (cover de Soda Stereo) y “Pasajero en extinción”. Sin embargo, el final se llevó toda la ovación con “A tus pies”, donde la gente gritó y disfrutó de los últimos acordes Cabezones.

Al terminar el recital se podía comprar el libro que se presentó esa noche. Andino autografió varios de ellos y se sacó fotos con su público que durante toda la noche le demostró un cariño incondicional.

TODAS LAS FOTOS