Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

30 Seconds To Mars

El sueño americano

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Gentileza prensa

01 de Abril, 2011

El sueño americano

La banda liderada por Jared Leto revolucionó las hormonas de un Luna Park (semi) lleno de espíritu adolescente. En el marco del Hurricane and U.S. Tour, que ya tiene más de cuarenta fechas confirmadas hasta agosto, los californianos visitaron Buenos Aires y dieron un show enérgico.

La noche del primer día de abril caía y la lluvia asomaba con nubes negras. Pasadas las 20, Le-Guille y Le-Govinda pusieron a mover las patitas a la manada teen que desde temprano ansiaba la apertura de las puertas. Los dos músicos argentinos conforman desde 2008 Le Mikrokosmos, una fusión de house electrónico con rock y pistas disco, samples y efectos con guitarras. Se lucieron sobre el final del set con una mezcla de “Superstition” de Stevie Wonder. Sus nombres, Guillermo Beresñak y Pablo Retamero, respectivamente.

El despegue del viaje musical de 30 Seconds to Mars al planeta vecino estuvo a cargo de Shannon Leto, baterista, que demolió a palazos el redoblante, acosado por los flashes blancos, en la intro de “Escape”; como para romper el hielo, prometedor. Su hermano mayor, Jared, frontman estridente de la banda californiana, apareció debajo de los lentes negros, y tras el grito desaforado de las seguidoras, dio rienda suelta a sus dotes vocales en “Hunter”, yendo del susurro al grito con facilidad y habilidad. En un comienzo marcado por el segundo de los tres álbumes del grupo, A beautiful lie, le siguieron el tema que le da nombre al mismo y “Attack”, un rock alternativo de pura cepa con guitarras amplias y arranques renovadores, que además de canción es una postura y una valoración, luchar por algo, dar pelea.

Del primer disco de la banda, de nombre homónimo, ni rastros en el set-list. Ha quedado lejos aquella experiencia creativa, cerebral  y profunda de comienzos del milenio. Cada uno de los álbumes de 30 Seconds to Mars tiene una impronta que los diferencia de los demás. Sin conocer los temas, la mayoría acertaría agrupándolos por placa. De hecho, dos temas de características distintas como “Search and destroy” y “This is war”, canción que titula al último disco, se conjugaron por las formas. La guitarra más incisiva de Tomo Milicevic, la voz explorando nuevos canales de expansión, ajustes electrónicos con aires subliminales, cambios de ritmo, ambientes serenos y dramáticos, vertiginosamente acelerados.  

A Jared Leto, el líder, quien también es un exitoso actor de Hollywood y protagonizó, entre otras películas, Requiem for a dream, un drama vinculado a las adicciones, y Chapter 27, donde encarna nada menos que al hombre que mató a John Lennon, le gusta venir a la Argentina. La conexión que tiene con la gente es especial y a cada rato repite halagos en espanglish: “son los mejores del fuckin´ mundo, gracias”. En el momento más emotivo del show, se quedó solo con la electroacústica para cantar “From yesterday”, a dúo con la gente. Su hermano Shannon había calmado las aguas con su instrumental “L490” en guitarra, un rato antes.

“The kill” enloqueció a todos nuevamente, y para la parte final del show, la gente del pullman se sumó al campo por orden de Jared. Para estar más cerca de su gente, el showman no se lanza más a los brazos de los fans; la última vez que lo hizo en 2007, le costó una fractura de nariz. Por eso, esta vez invitó a unas 30 personas a subir a saltar en el escenario con él. “Hurricane” abrió el set de cierre, a la que le siguieron “Closer to the edge”, donde Leto hizo flamear una bandera argentina por el aire, y el hit “Kings of Queens”, para poner punto final a una velada de rock épico.

Los californianos liderados por Jared Leto causaron alto impacto en sus fans adolescentes, que llenaron la mitad del Luna Park en la noche del viernes. Con un show intenso de una hora y media, en el que todas las miradas fueron para el actor de Louisana, saciaron las ansias locas de su gente en Argentina.

FOTOS: Leandro Bagglieto

TODAS LAS FOTOS