Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Motorhead

Lemmy y la receta del rock and roll

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

12 de Abril, 2011

Lemmy y la receta del rock and roll

El grupo británico regresó por octava vez a la Argentina presentando su nuevo disco “The World is yours”, regalando un show muy enérgico.

 

“Nunca entendí toda esta cosa de ser un icono", declaraba Lemmy en una de sus entrevistas. Pero la verdad es que, si este icono de 65 años, que se autodefine como 51% Son of the bitch y 49% Motherfucker, no habitara el planeta tierra, no existirían bandas como Metallica, Megadeth o Slayer. Porque Kilmister, quien supo ser plomo de Jimi Hendrix, tiene en su poder desde hace más de 35 años, la receta para hacer música poderosa y un show intenso:


Ingredientes:

Distorsión: Vol 11
Canciones destructivas: 17 unid
Decibeles: 139 dB
Headbanging: A gusto
Tiempo de cocción: 1 h 25 min


El grito de “Somos Motorhead y hacemos rock and roll”- como si hiciera falta aclararlo -, irrumpió en el Luna Park, para que el bajo Rickenbacker, hiper saturado de graves, recreara “Iron Fist” y “Stay Clean”. La voz ronca de Lemmy, forjada por años de Jack Daniels (una botella diaria) y cigarrillos, presentaba y marcaba el pulso de su nuevo single “Get Back In Line”. 

Su figura de 2 metros, vestida con pantalones negros y sombrero texano,  respaldada por una pared de Marshall, es soberbia. Y por ser ya  sinónimo de Rn’R , a medida que van pasando los clásicos como “Metropolis” y “One Night Stand” se impone la admiración, y en el público, la locura desenfrenada.

Phil Campbell hace vibrar su guitarra con el riff de “Rock out”, para quedarse con el escenario  y entregar un solo en versión extendida. “Esta es una canción de 1983, que fue escrita, antes de que ustedes nacieran” explicaba Lemmy antes de viajar al disco “Another perfect day” para tocar “I Got Mine”.

Durante “The chase is better than the catch”, ¡BUM! un corto hizo apagar las 4 pantallas del Luna. Lemmy para dos segundos, mira alrededor y continúa como si nada. Ese tipo de actitudes, muestran la esencia misma del rock: sin rodeos, sin caretas.

“In the name of tragedy” es un ejemplo perfecto para reflejar la destreza de Mikkey Dee, tanto en los parches como en el doble bombo, sumada a “Just ‘cos You got the power”, dedicada a todos los políticos. El power trío que está consolidado desde 1992, engrana de forma perfecta, basándose en un solo concepto: la potencia. “Killed by death” coreada por todo el estadio, era la antesala para que Lemmy, tome la baraja, saque el “As de espadas” y detone el lugar. “Overkill” con su tinte punk, terminó de redondear una noche, a cargo de Lemmy, o como muchos lo llaman… “Dios”.

Motorhead reventó el Luna Park con una dosis de rock and roll duro y directo. Lo único que faltó fue que las agendas de Lemmy y Slash coincidieran, para que el guitarrista pudiera devolver gentilezas. 

TODAS LAS FOTOS