Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Quilmes Rock

Donde los pecadores van…

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

11 de Mayo, 2011

Donde los pecadores van…

Helloween y Stratovarius unieron fuerzas en la gira 7 Sinners y llenaron dos fechas en Groove.

Que Helloween haya invitado a Stratovarius para formar parte de su tour mundial, es una verdadera bendición. No todos los días uno tiene la posibilidad de ver un combo metalero de tamaña dimensión. Y más si se trata de dos bandas de países como Alemania y Finlandia, los cuales se dedican a la manufactura del power metal, ocupando un lugar de excelencia junto a Italia y Suecia.

Stratovarius

Los últimos años han sido bastante agitados para los finlandeses, desde de que Timo Tolkki – miembro fundador- se alejase de la banda y armase un supergrupo llamado Symfonia con ex miembros de Sonata Arctica, Helloween y Angra. Matias Kupiainen tomó su lugar en la guitarra y más tarde, la noticia de que el baterista, Jörg Michael tenía cáncer, también minó el camino de la recuperación. Pero a pesar de las adversidades pudieron lanzar Elysium y presentarlo en la Argentina.

La intro grabada de “Inferna Maze”, de su último trabajo, envolvía el lugar mientras todo se preparaba para que las voces del público se unieran para corear la melodía de “Eagleheart”. El riff de“Phoenix”- power metal en estado puro - resurgió de las cenizas y después de la sección más progresiva,  Kupiainen y Jens Johansson deslumbraron a los allí presentes con su solo al unísono.

Lauri Porra se encargó con su bajo de “The Kiss of Judas” una de las composiciones que los llevó al éxito a nivel mundial. Strato también aprovechó para tocar temas de la era post Tolkki como: “Under Flaming Skies”, “Darkest Hours” y la tranquila“Winter Skies”. Ahí se pudieron percibir las diferentes formas y estructuras a la hora de crear música de uno y de otro, cada cual con su estilo, sin alejarse de las reglas que el género propone. Aunque sobre gustos no hay nada escrito, el último trabajo de Stratovarius queda lejos de álbumes que marcaron época, como “Episode” y “Vision”

Después de festejar el cumpleaños de Kupiainen (zafó del tortazo en la cara) los arreglos de violines adornaron la hermosa balada “Forever”, formando un momento celular. El doblete del final tenía un solo propósito: arrancar pelucas, y “Hunting high and low” y el clasiquísimo “Black Diamond” se encargaron de cumplirlo.
Pasó Stratovarius, disfrazado de aperitivo, con un Timo Kotipelto algo timorato a la hora de cantar las notas altas y con un sonido que no fue el mejor. Algo que sí tendría Helloween, pero esas son las reglas del juego; si no, miren el Big 4.

Helloween

Si estuviésemos en España diríamos que ellos son los putos amos, ya que Helloween fue el encargado de plantar la semilla del power metal, para que el mundo entero recoja los frutos del nuevo género.

El “Happy happy Helloween” retumbaba en Groove cuando los acordes de “Are you metal?” explotaron junto con la gente: ni Platón ni Sócrates podrían haber hecho una pregunta retórica tan genial. “Eagle Fly Free” y “Steel Tormentor” sirvieron de antesala para que Sascha Gerstner hiciera un solo de guitarra abusando de su pedal de wah wah y demostrando la técnica que lo llevó a incorporarse a Helloween en el 2003.

Andi Deris además de confirmar que es un cantante fuera de serie, mostró durante la noche su faceta de humorista y de manejador de masas. Dominando muy bien el castellano, se la pasó arengando y contando historia además de interpretar “Where the sinners go” y “World of fantasy” de su último y gran disco: “7 Sinners”.
El grito de guerra de “I’m Alive”, la versión acústica de “Forever and one” y la violencia de la titánica batería de Dani Löble en “A Handfull of pain” mostraron la variedad sonora que tiene los alemanes, que empezaban a liquidar la faena, pero se guardaron un aluvión de temazos para el final.

Con el increíble medley “Keeper of the seven keys/ The King for a 1000 years”,  Helloween hizo delirar a la gente, que no tuvo respiro cuando “I want out” “Future World”, “Ride the sky” y “Dr Stein” invadieron sus oidos. Los alemanes demostraron por qué son los padrinos del power, porque siguen vigentes y porque forman parte del selecto grupo de las leyendas del metal.

Dos gigantes del power metal pasaron de nuevo por Argentina dejando su huella, sólo queda pedir que se repitan pronto estas uniones entre otras bandas.

TODAS LAS FOTOS