Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

SanCamaleon & La Zurda

Cantar para cambiar el rumbo acá, ahora y afuera

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Jose Fuño

09 de Mayo, 2011

Cantar para cambiar el rumbo acá, ahora y afuera

La Zurda y Sancamaleon presentaron sus nuevos discos en formato íntimo y electroacústico el viernes 6 en el ND/ Ateneo. Una noche con instrumentos por doquier que les permitieron viajar por los diferentes estilos musicales y hacer vibrar al público.

Puede parecer raro ver a estas dos bandas tocar en un lugar para sentarse y escuchar, aunque no es la primera vez que Sancamaleon toca en el ND/ Ateneo. La realidad es que es imposible no disfrutar de un show diferente en un lugar con una excelente acústica como las que presenta este teatro.

Minutos antes de las 22, las luces solamente alumbraban a los instrumentos que ya estaban arriba del escenario y  mientras el humo salía la banda se preparaba para tocar, hasta que entraron dos payasas a presentar a La Zurda con el primer tema de la noche, “Malasangre”. Con la introducción de la armónica de Emanuel Yazurlo (quien también es el cantante,  toca el charango  y el ronroco) empezó “Ilegal” y le siguió “Nos faltaremos”, dos temas de su último disco Acá y ahora.

Las payasas aparecían entre los temas con varias escenas que hacías reír al público y en medio de ellas bailaban para acompañar a la banda, como lo hicieron en “Huaynot” y en “Los últimos”, el tema que todos conocen por ser la cortina del pronóstico de Telenoche. “Para viajar”, la canción que le dio nombre a su segundo disco no podía faltar en esta noche tan especial, en donde se sumó un amigo de la banda con el acordeón.

La calidez que se generó en el ND luego de escuchar “Como el río” mechado con “No woman no cry” y “Vidita”, una copla acompañada por el charango y la guitarra acústica,  crearon el clima de intimidad que la banda seguramente buscaba esa noche. En “La casita del hornero”, el tema dedicado a los niños presentes, apareció Iván un zapateador que sorprendió a  la gente con sus pasos de malambo.

Hacia el final del show, apareció toda la alegría que caracteriza a la fiesta zurda. Desde que sonó “Liberando males” y “Hay un lugar” en donde un par de personas comenzaron a bailar, hasta el final con “Andaré” y “20 años” en donde nadie quedó sentado en sus butacas,  Ema y el guitarrista Juan Manuel Bruno bajaron del escenario para pasar por el puentecito que armaron los fans entre los pasillos del Ateneo. “Muchas gracias, cualquier palabra no alcanza, no llega a provocar lo que sentimos en este momento”, así se despidió el cantante de La Zurda emocionado por un recital espectacular.

A las 23.30 fue el turno de que Sancamaleon entre en acción con “Esa melodía”, seguida de “Adiós”. Durante la noche pasaron varios invitados, como Nicolás Mauro en percusión y ruidos extraños, la voz sensual de Anita Ábalos y Pato Pérez Ortega en teclados, quién participó en “Hiper furgón” la canción con más variaciones musicales que se pueda encontrar.

Federico Cabral, el cantante de la banda, tiene una gran facilidad para expresarse vocalmente y corporalmente también, así lo demostró en “Canción mutante” cuando se quedó solo con la guitarra acústica y con un amigo que tocó el cajón peruano.

“Este tema es para una seguidora psicópata que me mandó más de 40 mails para que lo toque”, de esta forma y riéndose en complicidad con el público el cantante presentó “El miedo”, y más tarde con la participación especial de Fede Cordera, el baterista de Vetamadre, tocó “Mi chica peruana”.

Luego de que Cabral cuente que no sabía nada de charangos hasta que vio tocar uno a Ema de La Zurda y a Edu Smith de Árbol, demostró que ahora si lo sabe tocar mientras cantaba “Tormenta africana” y el público lo aprobó con una lluvia de aplausos.

El final se vino más rockero con “Carne” y “Sandro”. También le pusieron un aire candombero a la noche con “Sambódromo” y ahora sí con todo el público de pie y con una fan saltando arriba del escenario, cerraron el recital con “La patada”

La calidez que provocan con sus sonidos tan autóctonos, con las fusiones musicales menos pensadas y esa en sencillez con la que hablan en sus letras demuestran que tanto La Zurda como Sancamaleon no pueden encasillarse en un solo género.

TODAS LAS FOTOS