Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Quilmes Rock

Música para chicas

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

19 de Mayo, 2011

Música para chicas

Una tardecita fría recibió la primera fecha del Quilmes Rock, en el Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA), el frió no combinaba con la onda playera, relajada y amorosa planeada para la primer fecha que tenia como figura central al procedente hawaiano Jack Johnson y la inglesa Laura Marling.

A los SER les tocó la ardua tarea de dar inicio al festival, y esto los complicó porque tuvieron que ir acomodándose con el sonido. Con cinco temas no les fue difícil resumir su pequeña carrera. Tocaron “Vector García”, “Luna Amarga”, “Las Chicas”, “¿Quién te dijo?” y cerraron con “Hagamos lío”. Con un pantalón verde que hacía juego con sus gafas, el cantante Federico Berdullas supo dar un buen show a pesar de los problemas técnicos de sonido y el público escaso que merodeaba por ahí sin poner toda su atención en la banda.

La pálida y escuálida imagen de María Ezquiaga, la cantante de Rosal, al principio genera una sensación de vulnerabilidad, como si se la fuera a  llevar el viento, pero ella hace frente con una voz suave, limpia, fuerte y con mucha presencia. Siete canciones bastaron para deleitar al público que todavía era poco y en el breve setlist la banda se encargó de recorrer sus discos. Empezaron con “No depende de mí”, de la última placa editada en el 2009 La Casa de la noche y pasaron por temas como “Interruptor”, y sobre el final hicieron felices a los presentes con su hit “Bombón”.
 
Esta edición del Festival, la primera que se realiza en GEBA, cuenta con dos escenarios, el principal y uno ubicado en el centro del campo. Ahí mismo, en ese diminuto lugar, apareció Mariano Custodio, cantante y frontman de Custodios, con su guitarra a las seis de la tarde, cuando el frío se acentuaba aún mas, y la gente seguía despistada. Seamos sinceros, más de uno ahí frente al escenario se preguntó, ¿quién es este chico? Cortito y al pie, Mariano tocó unos pocos temas como para darse el gusto de estar dentro de la fecha. El sonido no lo ayudó, había un ruido constante y no se escuchaba con claridad a Custodio, aún así el músico salió airoso y pudo meter temas de su primera placa como “Mil noches” y “No me lamento”.
 
“Bienvenidos a este festival” dijo Walter Piancioli, uno de los cantantes de Los Tipitos a un público frío y no precisamente por el clima. La banda encajó bastante bien dentro de la programación entre pop y VIP de este primer día. Con una lista acotada de once temas, Los Tipitos se esforzaron para lograr un buen show, aunque los espectadores siguieron inmutables, y el escenario por momentos parecía quedarles un poco grande.  Como en casi en todos los recitales subió a tocar Mariano Custodio, a esta altura casi considerado el 5to Tipito. La presentación no fue muy hitera, aunque para el cierre tocaron el cover de Los Fabulosos Cadillacs “Siguiendo la luna” y una versión con una intro extendida de “Campanas en La Noche”. Todo les salió dentro de los parámetros esperados y a los músicos se los vio conformes; sin embargo la gente seguía ahí sin mucha reacción.

Al flaco de traje le toco estar en el patio de atrás: Diego Frenkel se presentó en el escenario 2 del festival cuando ya caía la tarde, alrededor de las 19:30. Con un volumen mayor de asistencia, y con el sonido mejorado, Frenkel tocó temas de su última placa Un día después, editada en el 2010, y algunos de La Portuaria. El cantante supo entretener al los presentes, y demostró que tiene una banda sólida: la chica de short y tatuaje en la gamba no sólo llama la atención por eso, sino que también toca muy bien la guitarra.

Como una porcelana, blanca, tiesa y serena, Laura Marling fue la primera en sacar unos esbozos de gritos y aplausos en el público que evidentemente fue movilizado a GEBA casi exclusivamente por Jack Jonson y ella. Como mirando la nada, a Marling se le van los ojos hacia arriba, pensativa. Canta melodías folk, llenas de amor y lírica apasionada. Lucía un vestido negro que no dejaba ver su figura y sorprende que la rubia tenga sólo 21 años y tanto para expresar. Con un “Hola”, en español, y un “My name is Laura”, se ganó a las chicas que esperaban a Jack en el vallado y al resto del público.

El show arrancó con “Devil´s Spoke” de su último disco I speak because i can; y en sus letras, Laura muestra su fortaleza femenina y es acompañada por un chelo y un contrabajo entre sus músicos, que hacen de la canción su fuerte. Ella parece tímida, pero quizás sólo está tranquila por demás. Recorrió temas fundamentales de su última placa como “Alpha Shallows”, “Hope in the Air” y cerró con “Rambling Man” y “I speak because i can”.  

El señor tatuado Flavio fue el que le puso realmente onda al festival. Con la facha entre skater y rocker, el músico tocó temas como “Olas”, “Daga” y “La oferta”. El ya  archiconocido Walas de Massacre se subió para cantar y luego Flavio se dio el gusto de tocar “El león” y “Matador” en un Dj Jam. Finalmente dio el cierro con “El Secreto” y una Dub Jam.

Y llegó el cierre. Realmente nunca se habían visto tantas chicas lindas y “bien” en un festival rockero como el Quilmes Rock, lo que sucede es que en esta edición la marca decidió traer a un tipo amable como Jack Johnson; un pseudo cool que está lindando entre el timidón con levante y el que gana con esa sonrisa de “yo no fui” medio looser, Ahí se encuentra Jack. Morocho, alto, rapado, de pinta desprolija bien cuidada, vestía unos jeans y un buzo de capucha. Guitarra colgada durante todo el show, el cantante  se llevó miles de suspiros y gritos de féminas que no saben gritar. Lo que hace, lo hace bien. No es un virtuoso, pero toca bien la guitarra y lo acompañaba una banda de lujo, sobre todo Zach Gill, el pianista y multi instrumentista que pasa de estar sentado allí a ponerse un acordeón en “Same Girl”, o tocar una melódica en  “Breakdown”.
 
Johnson no dejó con ganas a nadie: por ser la figura principal del festival hizo un setlist de 24 temas, mucho mayor al de los demás artistas. Incluyó todos sus hits, como  “Sitting Waiting Wishing”, “Good People” o “Banana”. Hacia el final hizo un poco de “Badfish” tema de Sublime, una banda que sin duda influenció al hawaiano. Para el cierre, salió solo, acústico, para interpretar “Do You Remember”, “Angel”, “Times Like These” y “Gone”. Finalmente, todo terminó en formato eléctrico con “Better Together”.
 
Así finalizó la primera noche del Quilmes Rock, y las chicas se fueron contentas a su casa, pensando en la sonrisita de Jack y las melodías de Laura.

TODAS LAS FOTOS