Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Cultura Profética

Los vicios no se comparten

Cronista: Gentileza: Pablo Rios | Fotos: Jose Fuño

01 de Junio, 2011

Los vicios no se comparten

Festejando sus quince años, Cultura Profética dio el noveno show de su gira Argentina en La Trastienda, un clásico de los boricuas, donde una vez más se conectaron con su público en un show de más de dos horas.

El telón cerrado, el proyector iluminando sólo una partecita de la gruesa tela gris y las luces apagadas por varios minutos desesperaban al público, cuando los tímidos acordes de “Rimas pa’ seducir” irrumpieron para iniciar el set de un modo muy suave, muy dulce, para enamorarse; hasta que los aplausos aplastaron la monotonía de los acordes y “La complicidad” y “Soy el verbo”, título dado cuando aún era inédita, rompieron el hielo.

Las voces se alzaron con “Nadie se atreve”, como siempre en ese casi rap de Willy Rodríguez, bajista y uno de los cantantes. Una voz con acento indio marcó el comienzo de “Sube el humo”, donde el público hizo caso y una gran nube copó La Trastienda. Los sintetizadotes se hicieron sentir, cuando el baterista Boris Bilbraut cantó “Somos muchos”, otra de esas canciones que le dan batalla al sistema y lo golean donde más le duele, gritando verdades, mientras que el ska llegó de la mano de “Mr. Swin y el 3 pasitos”. “Esta es la última fecha en Argentina y quiero que me demuestren lo que ustedes saben”, dijo Willy y estas palabras encendieron un fuego entre la banda y el público, a tal punto que el piso de La Trastienda no paraba de moverse.

El intercambio de arriba y abajo del escenario seguía: se cantó el feliz cumpleaños a Cultura, la banda agradeció y con una voz fina, el pelado con una gruesa rasta dijo “Somos quinceañeras”, mientras que con “Agarren sentimiento” anticipó “Despertar”. Luego el reggae sonó excelente con “Baja la tensión” y el cover de Robert Nesta Marley “Iron, Lion, Zion”, como en toda la gira cantada por Boris, pero enganchada esta vez con “Bend down low”. Boris también cantó “Amante luz” y antes del primer cierre llegó “Ritmo que pesa”.

Pasaron unos pocos minutos y la banda estaba lista para terminar de ganarse al público argentino con una de las canciones más bellas del reggae, y con la que muchos conocimos a Cultura: “La espera”, en una extensa versión naturalmente correspondida por una ovación. “Un deseo” e “Inspiración” mostraron esas canciones que tantos recuerdos traen de tantos buenos momentos, siempre con el mismo mensaje y firmeza. “Gracias por escuchar, que viva la cultura de cada país”, dijo Willy, mientras decidían qué canción hacer y el público aportaba títulos. La elegida fue “Verso terso”, y como no podían irse sin agregar alguna canción fuera de la lista, tocaron “Me faltabas tu”. El show se había pasado de las dos horas, el calor era poderoso, podía llegar el fin e irnos todos felices, pero ellos tenían otro plan, se notaba que la estaban pasando bien, y el broche de oro final fue “Fruto de la tierra”.
 
Como dice un clásico tema de Cultura, “lo puedes bailar pero también lo piensas”. De eso se trata, de emitir un mensaje para las generaciones futuras, con su profesionalismo, con su claro mensaje, con las voces que atrapan a quien tienen enfrente; con todos los condimentos de ser una híper banda y con la satisfacción de poder decir “somos independientes”.

TODAS LAS FOTOS