Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Pedro Aznar

No tan solo

Cronista: Gentileza: Christian Alliana | Fotos: Beto Landoni

11 de Junio, 2011

No tan solo

Pedro Aznar presentó en el Teatro Coliseo su disco de versiones.

“Localidades agotadas” rezaba el cartel colgado en la boletería del Coliseo el sábado por la noche minutos antes de que Pedro Aznar saliera a escena. El teatro, totalmente colmado en todas sus ubicaciones, esperaba ansioso la presentación en vivo de A solas con el mundo, el último disco del ex Serú Girán que contiene versiones de distintos artistas que fueron apareciendo en diversos trabajos ajenos y que ahora están recopiladas en un solo CD.

Diez menos veinte de la noche se apagaron las luces y cuando se prendieron, Aznar ya estaba ubicado en el centro del escenario, guitarra eléctrica en mano, para comenzar el show con “Fugu”. Ante la ausencia de una banda de apoyo, las luces jugaron un papel muy importante aclimatando las canciones con distintos colores para acompañar de esa forma a un Pedro que fue mostrando mayormente un repertorio ajeno que le sienta a la perfección.

El recorrido por temas de otros autores comenzó con la versión traducida de “Amelia”, de la canadiense Joni Mitchell, seguida por “Tema del ángel” (Juan Carlos Pérez) y la grandiosa “El rey lloró” (Los Gatos). La versatilidad de Aznar le permitió adentrarse en terrenos tan disímiles como el folklore, la canción latinoamericana y el rock. El mini set homenaje a Atahualpa Yupanqui, el acercamiento a Chico César de la mano de “A primera vista” y el paseo por “Junk” de Paul McCartney así lo demostraron.

En uno de sus pocos diálogos con el público, el ex bajista de Serú Girán recordó que en el Coliseo dio su primer show como profesional junto al grupo Alas y luego arremetió con una tremenda versión de “Credulidad” de Luis Alberto Spinetta. Andrés Calamaro fue revisitado de la mano de “Media Verónica” y las bagualas “Y arriba quemando el sol” y “Tan alta que está la luna” contaron con los coros de todos los presentes que aprovecharon el momento para expresar su cariño hacia el músico.

Durante todo el concierto, Aznar también alternó temas propios como “Muñequitos de papel” (con una gran demostración de bajo), “Lina de luto” y “Quebrado”. El cierre llegó con la beatle “While my guitar gently weeps” y “Todo amor que exista en esta vida”, versión en castellano de los brasileños Frejat y Cazuza.

Ante un Coliseo colmado, Pedro Aznar presentó A solas con el mundo con un gran concierto en el que interpretó temas propios y ajenos con una belleza inigualable.

TODAS LAS FOTOS