Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Chapones Di Teresa

Matar o morir en el intento

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

24 de Junio, 2011

Matar o morir en el intento

Chapones di Teresa reafirmó arriba del escenario de The Roxy Live el mensaje sociopolítico, el espíritu del rock barrial y la reminiscencia reggae que tiene su nuevo álbum “Dejando todo”, presentado el viernes por la noche en el boliche de Palermo.

Se acercan las  21.30, afuera reina el invierno y la temperatura en descenso no pasa los 10 grados; pero adentro de The Roxy Live el clima es distinto, cálido. La cerveza en botella chica se expande entre los presentes y las restricciones sobre los fumadores son más estrictas desde la aplicación de la ley antitabaco, y el aire está libre de humo. Se apagan las luces, una voz en off enfatiza una concepción sobre los sueños y la proyección del flamante videoclip de “Dejando todo”, tema que da nombre al disco que la banda de La Paternal presenta en esta ocasión, antecede la aparición de los músicos.

Sin esquivar bultos ni tratando de decorar balas ideológicas, lo primero que sonó, respetando el comienzo del disco, fue “En el nombre del padre”, donde los Chapones di Teresa disparan, con riffs expulsados desde la guitarra de Gonzalo Figueras, a la Iglesia Católica, el bastión conservador más grande y poderoso del planeta. Detrás de ellos, las imágenes del Vaticano contrastadas con las de gente en situación de pobreza extrema ilustraban las realidades que el sistema imperante y global repetidamente se encargó de ocultar. Continuando acorde a Dejando todo, el siguiente fue “Vida de perros”, un viaje guitarrero y autocrítico al interior de la pluma mentora y líder de la banda, Renzo “Pipa” Liceda, y de cada uno de los integrantes de Chapones, “Pocho” Horton, “Inca” Liceda, “Huevo” González y “Lupi” Andrés, como partes de un grupo de amigos de barrio. También así, juntos, es como se divierten. Enganchada se escuchó “Morena”, un rock & roll para mover instintivamente las piernas.

La noche estuvo cargada de condimentos, entre ellos varios covers homenajeando al rock y a la música popular y nacional argentina, como “Rock para el Negro Atila” de los Redondos, “Negra es mi alma” de La Renga, una versión rock/reggae de “Sobreviviendo” de Víctor Heredia, y “Génesis” de Vox Dei, donde el “Pelado” de Agualoca, banda amiga de Chapones, subió a cantar junto a “Pipa”.

Sin dudas, los invitados fueron las inyecciones constantes en la velada palermitana de viernes por la noche. Además de Adrián Brunetto de Pampa Yakuza, quien es uno de los productores de Dejando todo e hizo volar el solo de su viola en “El sistema”, estuvieron presentes Ariel Viale y Lucho Katz, también hombres de Pampa en percusión y charango respectivamente, para hacer “Nativos”; Leandro Alonso, de Cabeza de Chola, que sumó su trompeta conquistadora para interpretar “Anabela”; y el “Oso” Osvaldo Figueras, mágico en las seis cuerdas acústicas de “Quien seré”, otro de esos recorridos introspectivos y existenciales. Faltando pocas canciones para el cierre del show, los seis huéspedes de honor se conjugaron arriba del escenario junto a la banda en “Skandoloso”, el track oculto e instrumental del recién estrenado álbum, que como su nombre indica es una mezcla de ska y quilombo, aire de fiesta.

El contenido político de las letras de Chapones di Teresa es intenso y profundo en temas que no son más ni menos que el vómito de bronca contra las reglas internacionales al servicio del capital financiero. Además de “El sistema”, tema cuya letra es un pasaje de la obra literaria del autor uruguayo Eduardo Galeano, el mensaje de “Las sobras de este plato”, en este caso dedicado a los docentes de Santa Cruz reprimidos dos noches atrás cuando realizaban una protesta por aumento salarial, caló hondo en la problemática de los que menos tienen, de los que están desplazados del círculo vicioso que significa la globalización, y que sin embargo tratan de salir adelante dignamente. Fue una de las más aplaudidas por el público, frío la mayor parte del recital. Otra de las letras con alta conciencia geopolítica y social, incluida en el final del setlist, fue “Venas abiertas”, un recorrido por el listado de próceres populares latinoamericanos que lucharon, entre otras cosas, por la independencia de los pueblos originarios y la memoria de sus ciudadanos caídos a manos de verdaderos asesinos, una canción inspirada en el libro “Las venas abiertas de América Latina”, también de autoría de Galeano. 

“Dejando todo”, el tema emblema del disco, decretó el final, como no podía ser de otra manera. Así, Chapones di Teresa muestra el rumbo que tiene el viento que los empuja con fuerza hacia el futuro. Con el mismo y más esfuerzo del que han hecho hasta ahora, está en sus manos hacer duradero ese envión generado por sus ganas de no extinguir la llama que el rock nacional históricamente ha sabido mantener viva, el fuego de las guitarras, de las melodías que encantan con su simpleza y de las convicciones sociopolíticas urgentes que necesitan ser escuchadas. Deberán matar o morir en el intento.

Cuatro años han pasado desde que un chapón suelto en el motor de un Dodge 1500 que circulaba por las calles de La Paternal en busca de historias, diera nombre a esta banda que el viernes por la noche dio, como dijo su líder Renzo Liceda a El Bondi, “el show más importante” de su carrera. La presentación de su primer disco “Dejando todo” fue un manifiesto de lo que para Chapones di Teresa significa el rock y los valores sociales que se deben respetar.

TODAS LAS FOTOS